# 56

Números 18

1 Entonces Yahveh dijo a Aarón: «Tú, tus hijos y la casa de tu padre
contigo, cargaréis con las faltas cometidas contra el santuario. Tú y tus hijos
cargaréis con las faltas de vuestro sacerdocio.
2 Haz que se acerquen también contigo tus hermanos de la rama de
Leví, de la tribu de tu padre. Que sean tus ayudantes y te sirvan a ti y a tus
hijos, delante de la Tienda del Testimonio.
3 Atenderán a tu ministerio y al de toda la Tienda. Pero que no se
acerquen ni a los objetos sagrados ni al altar, para que no muráis ni ellos ni
vosotros.4 Serán tus ayudantes, desempeñarán el ministerio en la Tienda, y
ningún laico se acercará a vosotros.
5 Vosotros desempeñaréis el ministerio en el santuario y en el altar, y
así no vendrá de nuevo la Cólera sobre los israelitas.
6 Yo he elegido a vuestros hermanos los levitas, de entre los demás
israelitas. Son un don que os hago; son «donados» a Yahveh para prestar
servicio en la Tienda del Encuentro.
7 Pero tú y tus hijos os ocuparéis de vuestro sacerdocio en todo lo
referente al altar y a todo lo de detrás del velo y prestaréis vuestro servicio.
Como un servicio gratuito os doy vuestro sacerdocio. El laico que se
acerque morirá.»
8 Dijo Yahveh a Aarón: «Yo te doy el servicio de lo que se reserva
para mí. Todo lo consagrado por los israelitas te lo doy a ti y a tus hijos,
como porción tuya, por decreto perpetuo.
9 Esto es lo que será tuyo de las cosas sacratísimas, del manjar que se
abrasa: todas las ofrendas que me restituyan los israelitas, como oblación,
como sacrificio por el pecado, o como sacrificio de reparación, son
sacratísimas: serán para ti y para tus hijos.
10 De las cosas sacratísimas os alimentaréis. Todo varón lo podrá
comer. Lo considerarás como sagrado.
11 También te pertenecerá la ofrenda reservada de todo lo que los
israelitas den a mecer; te lo doy a ti y a tus hijos y a tus hijas por decreto
perpetuo. Cualquiera que esté puro en tu casa lo podrá comer.
12 Todo lo mejor del aceite y la flor del mosto y del trigo, las
primicias que ofrezcan a Yahveh, te las doy a ti.
13 Los primeros productos que lleven a Yahveh, de todo lo que
produzca su tierra, serán para ti. Todo el que esté puro en tu casa lo podrá
comer.
14 Cuanto caiga bajo el anatema en Israel, será para ti.
15 Todo primogénito que se presente a Yahveh de cualquier especie,
hombre o animal, será para ti. Pero harás rescatar al primogénito del
hombre y harás también rescatar al primogénito de animal impuro.
16 Los harás rescatar al mes de nacidos, valorándolos en cinco siclos
de plata, en siclos del santuario, que son de veinte óbolos.
17 Pero al primogénito de vaca, o de oveja, o de cabra, no lo
rescatarás: es sagrado. Derramarás su sangre sobre el altar y su grasa la
harás arder como manjar abrasado de calmante aroma para Yahveh.
18 Su carne será para ti, así como el pecho del rito del mecimiento y la
pierna derecha.
19 Todo lo reservado de las cosas sagradas que los israelitas reservan
a Yahveh, te lo doy a ti y a tus hijos e hijas, por decreto perpetuo. Alianza
de sal es ésta, para siempre, delante de Yahveh, para ti y tu descendencia.»
20 Yahveh dijo a Aarón: «Tú no tendrás heredad ninguna en su tierra;
no habrá porción para ti entre ellos. Yo soy tu porción para ti entre ellos. Yo
soy tu porción y tu heredad entre los israelitas.21 A los hijos de Leví, les doy en herencia todos los diezmos de
Israel, a cambio de su servicio: del servicio que prestan en la Tienda del
Encuentro.
22 Los israelitas no se volverán a acercar a la Tienda del Encuentro:
cargarían con un pecado y morirían.
23 Será Leví el que preste servicio en la Tienda del Encuentro: ellos
cargarán con sus faltas. Es decreto perpetuo para vuestros descendientes: no
tendrán heredad entre los israelitas,
24 porque yo les doy en herencia a los levitas los diezmos que los
israelitas reservan para Yahveh. Por eso les he dicho que no tendrán
heredad entre los israelitas.»
25 Habló Yahveh a Moisés y le dijo:
26 «Hablarás a los levitas y les dirás: Cuando percibáis de los
israelitas el diezmo que yo tomo de ellos y os doy en herencia, reservaréis
de él la reserva de Yahveh: el diezmo del diezmo.
27 Equivaldrá a vuestra ofrenda reservada, lo mismo que el trigo
tomado de la era y el mosto del lagar.
28 Así también vosotros reservaréis previamente la reserva de Yahveh
de todos los diezmos que percibáis de los israelitas. Se lo daréis como
ofrenda reservada de Yahveh al sacerdote Aarón.
29 De todos los dones que recibáis, reservaréis la reserva de Yahveh;
separaréis la parte sagrada de todo lo mejor.
30 Les dirás: Una vez que hayáis reservado lo mejor, que equivale
para los levitas al producto de la era y al producto del lagar,
31 lo podréis comer, en cualquier lugar, vosotros y vuestras familias:
es vuestro salario por vuestro servicio en la Tienda del Encuentro.
32 No tendréis que cargar por ello con ningún pecado, pues antes
habéis reservado lo mejor: así no profanaréis las cosas consagradas por los
israelitas y no moriréis.»

Números 19

1 Habló Yahveh a Moisés y a Aarón y les dijo:
2 «Este es uno de los preceptos legales, prescrito por Yahveh con estas
palabras: Diles a los israelitas que te traigan una vaca roja, sin defecto, que
no tenga manchas, y que no haya llevado yugo.
3 Dádsela al sacerdote Eleazar. Que la saquen fuera del campamento y
sea inmolada en su presencia.
4 Entonces el sacerdote Eleazar untará su dedo en la sangre de la vaca
y hará con la sangre siete aspersiones hacia la entrada de la Tienda del
Encuentro.
5 Será quemada la vaca en su presencia, con su piel, su carne, su
sangre e incluso sus excrementos.
6 Tomará el sacerdote leña de cedro, hisopo y grana, y la echará en
medio de la hoguera de la vaca.7 El sacerdote purificará sus vestidos y se lavará el cuerpo con agua;
luego podrá ya entrar en el campamento; pero será impuro el sacerdote
hasta la tarde.
8 El que haya quemado la vaca purificará sus vestidos con agua y
lavará su cuerpo con agua; pero será impuro hasta la tarde.
9 Un hombre puro recogerá las cenizas de la vaca y las depositará
fuera del campamento, en lugar puro. Servirán a la comunidad de los
israelitas para el rito de hacer el agua lustral: es un sacrificio por el pecado.
10 El que haya recogido las cenizas de la vaca lavará sus vestidos y
será impuro hasta la tarde. Este será decreto perpetuo tanto para los
israelitas como para el forastero residente entre ellos.
11 El que toque a un muerto, cualquier cadáver humano, será impuro
siete días.
12 Se purificará con aquellas aguas los días tercero y séptimo, y
quedará puro. Pero si no se ha purificado los días tercero y séptimo, no
quedará puro.
13 Todo el que toca un muerto, un cadáver humano, y no se purifica,
mancha la Morada de Yahveh; ese individuo será extirpado de Israel,
porque las aguas lustrales no han corrido sobre él: es impuro; su impureza
sigue sobre él.
14 Esta es la ley para cuando uno muere en la tienda. Todo el que
entre en la tienda, y todo el que esté en la tienda, será impuro siete días.
15 Y todo recipiente descubierto, que no esté cerrado con tapa o
cuerda, será impuro.
16 Todo el que toque, en pleno campo, a un muerto a espada, o a un
muerto, o huesos de hombre, o una sepultura, será impuro siete días.
17 Se tomará para el impuro ceniza de la víctima inmolada en
sacrificio por el pecado, y se verterá encima agua viva de una vasija.
18 Un hombre puro tomará el hisopo, lo mojará en agua y rociará la
tienda y todos los objetos y personas que había en ella, e igualmente al que
tocó los huesos o al asesinado, o al muerto, o la sepultura.
19 El hombre puro rociará al impuro los días tercero y séptimo: el
séptimo día le habrá limpiado de su pecado. Lavará el impuro sus vestidos,
se lavará con agua, y será puro por la tarde.
20 Pero el hombre que quedó impuro y no se purificó, ése será
extirpado de la asamblea, pues ha manchado el santuario de Yahveh. Las
aguas lustrales no han corrido sobre él: es un impuro.
21 Este será para vosotros decreto perpetuo. El que haga la aspersión
con las aguas lustrales lavará sus vestidos, y el que haya tocado las aguas
lustrales será impuro hasta la tarde.
22 Y todo lo que haya sido tocado por el impuro, será impuro; y la
persona que le toque a él, será impura hasta la tarde.

Salmo 78 (77)

36 Mas le halagaban con su boca, y con su lengua le mentían;
37 su corazón no era fiel para con él, no tenían fe en su alianza.
38 El, con todo, enternecido, borraba las culpas y no exterminaba;
bien de veces su cólera contuvo y no despertó todo su furor:
39 se acordaba de que ellos eran carne, un soplo que se va y no vuelve
más.
40 ¡Cuántas veces se rebelaron contra él en el desierto, le irritaron en
aquellas soledades!
41 Otra vez a tentar a Dios volvían, a exasperar al Santo de Israel;
42 no se acordaron de su mano, del día en que les libró del adversario;
43 cuando hizo en Egipto sus señales, en el campo de Tanis sus
prodigios.
44 Trocó en sangre sus ríos y sus arroyos para que no bebiesen.
45 Tábanos les mandó que los comieron, y ranas que los infestaron;
46 entregó a la langosta sus cosechas, el fruto de su afán al
saltamontes;
47 asoló con granizo sus viñedos, y con la helada sus sicómoros;
48 entregó sus ganados al pedrisco y a los rayos sus rebaños.
49 Lanzó contra ellos el fuego de su cólera, indignación, enojo y
destrucción, tropel de mensajeros de desgracias;
50 libre curso dio a su ira. No preservó sus almas de la muerte, a la
peste sus vidas entregó;
51 hirió en Egipto a todo primogénito, las primicias de la raza en las
tiendas de Cam.
52 Y sacó a su pueblo como ovejas, cual rebaño los guió por el
desierto;
53 los guió en seguro, sin temor, mientras el mar cubrió a sus
enemigos;
54 los llevó a su término santo, a este monte que su diestra conquistó;
55 arrojó a las naciones ante ellos; a cordel les asignó una heredad, y
estableció en sus tiendas las tribus de Israel.
56 Pero ellos le tentaron, se rebelaron contra el Dios Altísimo, se
negaron a guardar sus dictámenes, 57 se extraviaron, infieles, lo mismo que sus padres, se torcieron igual
que un arco indócil:
58 le irritaron con sus altos, con sus ídolos excitaron sus celos.
59 Dios lo oyó y se enfureció, desechó totalmente a Israel;
60 abandonó la morada de Silo, la tienda en que habitaba entre los
hombres.
61 Mandó su fuerza al cautiverio, a manos del adversario su
esplendor;
62 entregó su pueblo a la espada, contra su heredad se enfureció.
63 El fuego devoró a sus jóvenes, no hubo canto nupcial para sus
vírgenes;
64 sus sacerdotes cayeron a cuchillo, sus viudas no entonaron
lamentos.
65 Entonces despertó el Señor como un durmiente, como un bravo
vencido por el vino;
66 hirió a sus adversarios en la espalda, les infligió un oprobio eterno.
67 Desechó la tienda de José, y no eligió a la tribu de Efraím;
68 mas eligió a la tribu de Judá, el monte Sión al cual amaba.
69 Construyó como las alturas del cielo su santuario, como la tierra
que fundó por siempre.
70 Y eligió a David su servidor, le sacó de los apriscos del rebaño,
71 le trajo de detrás de las ovejas, para pastorear a su pueblo Jacob, y
a Israel, su heredad.
72 El los pastoreaba con corazón perfecto, y con mano diestra los
guiaba.

Hechos 14

1 En Iconio, entraron del mismo modo en la sinagoga de los judíos y
hablaron de tal manera que gran multitud de judíos y griegos abrazaron la
fe.
2 Pero los judíos que no habían creído excitaron y envenenaron los
ánimos de los gentiles contra los hermanos.
3 Con todo se detuvieron allí bastante tiempo, hablando con valentía
del Señor que les concedía obrar por sus manos señales y prodigios, dando
así testimonio de la predicación de su gracia.
4 La gente de la ciudad se dividió: unos a favor de los judíos y otros a
favor de los apóstoles.
5 Como se alzasen judíos y gentiles con sus jefes para ultrajarles y
apedrearles,
6 al saberlo, huyeron a las ciudades de Licaonia, a Listra y Derbe y
sus alrededores.
7 Y allí se pusieron a anunciar la Buena Nueva.
8 Había allí, sentado, un hombre tullido de pies, cojo de nacimiento y
que nunca había andado.
9 Este escuchaba a Pablo que hablaba. Pablo fijó en él su mirada y
viendo que tenía fe para ser curado,

10 le dijo con fuerte voz: «Ponte derecho sobre tus pies.» Y él dio un
salto y se puso a caminar.
11 La gente, al ver lo que Pablo había hecho, empezó a gritar en
licaonio: «Los dioses han bajado hasta nosotros en figura de hombres.»
12 A Bernabé le llamaban Zeus y a Pablo, Hermes, porque era quien
dirigía la palabra.
13 El sacerdote del templo de Zeus que hay a la entrada de la ciudad,
trajo toros y guirnaldas delante de las puertas y a una con la gente se
disponía a sacrificar.
14 Al oírlo los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus vestidos y se
lanzaron en medio de la gente gritando:
15 «Amigos, ¿por qué hacéis esto? Nosotros somos también hombres,
de igual condición que vosotros, que os predicamos que abandonéis estas
cosas vanas y os volváis al Dios vivo que hizo el cielo, la tierra, el mar y
cuanto en ellos hay,
16 y que en las generaciones pasadas permitió que todas las naciones
siguieran sus propios caminos;
17 si bien no dejó de dar testimonio de sí mismo, derramando bienes,
enviándoos desde el cielo lluvias y estaciones fructíferas, llenando vuestros
corazones de sustento y alegría…»
18 Con estas palabras pudieron impedir a duras penas que la gente les
ofreciera un sacrificio.
19 Vinieron entonces de Antioquía e Iconio algunos judíos y,
habiendo persuadido a la gente, lapidaron a Pablo y le arrastraron fuera de
la ciudad, dándole por muerto.
20 Pero él se levantó y, rodeado de los discípulos, entró en la ciudad.
Al día siguiente marchó con Bernabé a Derbe.
21 Habiendo evangelizado aquella ciudad y conseguido bastantes
discípulos, se volvieron a Listra, Iconio y Antioquía,
22 confortando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a
perseverar en la fe y diciéndoles: «Es necesario que pasemos por muchas
tribulaciones para entrar en el Reino de Dios.»
23 Designaron presbíteros en cada Iglesia y después de hacer oración
con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.
24 Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia;
25 predicaron en Perge la Palabra y bajaron a Atalía.
26 Allí se embarcaron para Antioquía, de donde habían partido
encomendados a la gracia de Dios para la obra que habían realizado.
27 A su llegada reunieron a la Iglesia y se pusieron a contar todo
cuanto Dios había hecho juntamente con ellos y cómo había abierto a los
gentiles la puerta de la fe.
28 Y permanecieron no poco tiempo con los discípulos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: