# 93

1 Reyes 17

1 Elías tesbita, de Tisbé de Galaad, dijo a Ajab: «Vive Yahveh, Dios
de Israel, a quien sirvo. No habrá estos años rocío ni lluvia más que cuando
mi boca lo diga.»
2 Fue dirigida la palabra de Yahveh a Elías diciendo:
3 «Sal de aquí, dirígete hacia oriente y escóndete en el torrente de
Kerit que está al este del Jordán.
4 Beberás del torrente y encargaré a los cuervos que te sustenten allí.»
5 Hizo según la palabra de Yahveh, y se fue a vivir en el torrente de
Kerit que está al este del Jordán.
6 Los cuervos le llevaban pan por la mañana y carne por la tarde, y
bebía del torrente.
7 Al cabo de los días se secó el torrente, porque no había lluvia en el
país.
8 Le fue dirigida la palabra de Yahveh a Elías diciendo:
9 «Levántate y vete a Sarepta de Sidón y quédate allí, pues he
ordenado a una mujer viuda de allí que te dé de comer.»
10 Se levantó y se fue a Sarepta. Cuando entraba por la puerta de la
ciudad había allí una mujer viuda que recogía leña. La llamó Elías y dijo:
«Tráeme, por favor, un poco de agua para mí en tu jarro para que pueda
beber.»
11 Cuando ella iba a traérsela, le gritó: «Tráeme, por favor, un bocado
de pan en tu mano.»
12 Ella dijo: «Vive Yahveh tu Dios, no tengo nada de pan cocido: sólo
tengo un puñado de harina en la tinaja y un poco de aceite en la orza. Estoy
recogiendo dos palos, entraré y lo prepararé para mí y para mi hijo, lo
comeremos y moriremos.»
13 Pero Elías le dijo: «No temas. Entra y haz como has dicho, pero
primero haz una torta pequeña para mí y tráemela, y luego la harás para ti y
para tu hijo.
14 Porque así habla Yahveh, Dios de Israel: No se acabará la harina en
la tinaja, no se agotará el aceite en la orza hasta el día en que Yahveh
conceda la lluvia sobre la haz de la tierra.
15 Ella se fue e hizo según la palabra de Elías, y comieron ella, él y su
hijo.16 No se acabó la harina en la tinaja ni se agotó el aceite en la orza,
según la palabra que Yahveh había dicho por boca de Elías.
17 Después de estas cosas, el hijo de la dueña de la casa cayó
enfermo, y la enfermedad fue tan recia que se quedó sin aliento.
18 Entonces ella dijo a Elías: «¿Qué hay entre tú y yo, hombre de
Dios? ¿Es que has venido a mí para recordar mis faltas y hacer morir a mi
hijo?»
19 Elías respondió: «Dame tu hijo.» El lo tomó de su regazo y subió a
la habitación de arriba donde él vivía, y lo acostó en su lecho;
20 después clamó a Yahveh diciendo: «Yahveh, Dios mío, ¿es que
también vas a hacer mal a la viuda en cuya casa me hospedo, haciendo
morir a su hijo?»
21 Se tendió tres veces sobre el niño, invocó a Yahveh y dijo:
«Yahveh, Dios mío, que vuelva, por favor, el alma de este niño dentro de
él.»
22 Yahveh escucho la voz de Elías, y el alma del niño volvió a el y
revivió.
23 Tomó Elías al niño, lo bajó de la habitación de arriba de la casa y
se lo dio a su madre. Dijo Elías: «Mira, tu hijo vive.»
24 La mujer dijo a Elías: «Ahora sí que he conocido bien que eres un
hombre de Dios, y que es verdad en tu boca la palabra de Yahveh.»

1 Reyes 18

1 Pasado mucho tiempo, fue dirigida la palabra de Yahveh a Elías, al
tercer año, diciendo: «Vete a presentarte a Ajab, pues voy a hacer llover
sobre la superficie de la tierra.»
2 Fue Elías a presentarse a Ajab. El hambre se había apoderado de
Samaría.
3 Ajab llamó a Abdías, que estaba al frente de la casa – Abdías era
muy temeroso de Yahveh.
4 Cuando Jezabel exterminó a los profetas de Yahveh, Abdías había
tomado cien profetas y los había ocultado, de cincuenta en cincuenta, en
una cueva, dándoles de comer pan y agua. –
5 Dijo Ajab a Abdías: «Ven, vamos a recorrer el país por todas sus
fuentes y todos sus torrentes; acaso encontremos hierba para mantener los
caballos y mulos y no tengamos que suprimir el ganado.»
6 Se repartieron el país para recorrerlo: «Ajab se fue solo por un
camino y Abdías se fue solo por otro.
7 Estando Abdías en camino, le salió Elías al encuentro. Le reconoció
y cayó sobre su rostro y dijo: ¿Eres tú Elías, mi señor?»
8 El respondió: «Yo soy. Vete a decir a tu señor: Ahí está Elías.»
9 Respondió: «¿En qué he pecado, pues entregas a tu siervo en manos
de Ajab para hacerme morir?
10 ¡Vive Yahveh tu Dios! No hay nación o reino donde no haya
mandado a buscarte mi señor, y cuando decían: “No está aquí”, hacía jurar a
la nación o al reino que no te había encontrado.11 Y ahora tú dices: “Vete a decir a tu señor: Ahí está Elías.”
12 Y sucederá que, cuando me aleje de ti, el espíritu de Yahveh te
llevará no sé dónde, llegaré a avisar a Ajab, pero no te hallará y me matará.
Sin embargo, tu siervo teme a Yahveh desde su juventud.
13 ¿Nadie ha hecho saber a mi señor lo que hice cuando Jezabel mató
a los profetas de Yahveh, que oculté a cien de los profetas de Yahveh, de
cincuenta en cincuenta, en una cueva, y les alimenté con pan y agua?
14 Y ahora tú me dices: “Vete a decir a tu señor: Ahí está Elías.” ¡Me
matará»
15 Respondió Elías: «¡Vive Yahveh Sebaot a quien sirvo! Hoy me
presentaré a él.»
16 Abdías fue al encuentro de Ajab y le avisó, y Ajab partió al
encuentro de Elías.
17 Cuando Ajab vio a Elías le dijo: «¿Eres tú, azote de Israel?»
18 El respondió: «No soy yo el azote de Israel, sino tú y la casa de tu
padre, por haber abandonado a Yahveh y haber seguido a los Baales.
19 Pero ahora, envía a reunir junto a mí a todo Israel en el monte
Carmelo, y a los 450 profetas de Baal que comen a la mesa de Jezabel.»
20 Ajab envió a todos los israelitas y reunió a los profetas en el monte
Carmelo.
21 Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: «¿Hasta cuándo vais a estar
cojeando con los dos pies? Si Yahveh es Dios, seguidle; si Baal, seguid a
éste.» Pero el pueblo no le respondió nada.
22 Dijo Elías al pueblo: «He quedado yo solo como profeta de
Yahveh, mientras que los profetas de Baal son 450.
23 Que se nos den dos novillos; que elijan un novillo para ellos, que
los despedacen y lo pongan sobre la leña, pero que no pongan fuego. Yo
prepararé el otro novillo y lo pondré sobre la leña, pero no pondré fuego.
24 Invocaréis el nombre de vuestro dios; yo invocaré el nombre de
Yahveh. Y el dios que responda por el fuego, ése es Dios.» Todo el pueblo
respondió: «¡Está bien!»
25 Elías dijo a los profetas de Baal: «Elegíos un novillo y comenzad
vosotros primero, pues sois más numerosos. Invocad el nombre de vuestro
dios, pero no pongáis fuego.»
26 Tomaron el novillo que les dieron, lo prepararon e invocaron el
nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: «¡Baal,
respóndenos!» Pero no hubo voz ni respuesta. Danzaban cojeando junto al
altar que habían hecho.
27 Llegado el mediodía, Elías se burlaba de ellos y decía: «¡Gritad
más alto, porque es un dios; tendrá algún negocio, le habrá ocurrido algo,
estará en camino; tal vez esté dormido y se despertará!»
28 Gritaron más alto, sajándose, según su costumbre, con cuchillos y
lancetas hasta chorrear la sangre sobre ellos.
29 Cuando pasó el mediodía, se pusieron en trance hasta la hora de
hacer la ofrenda, pero no hubo voz, ni quien escuchara ni quien respondiera.30 Entonces Elías dijo a todo el pueblo: «Acercaos a mí.» Todo el
pueblo se acercó a él. Reparó el altar de Yahveh que había sido demolido.
31 Tomó Elías doce piedras según el número de las tribus de los hijos
de Jacob, al que fue dirigida la palabra de Yahveh diciendo: «Israel será tu
nombre.»
32 Erigió con las piedras un altar al nombre de Yahveh, e hizo
alrededor del altar una zanja que contenía como unas dos arrobas de
sembrado.
33 Dispuso leña, despedazó el novillo y lo puso sobre la leña.
34 Después dijo: «Llenad de agua cuatro tinajas y derramadla sobre el
holocausto y sobre la leña.» Lo hicieron así. Dijo: «Repetid» y repitieron.
Dijo: «Hacedlo por tercera vez.» Y por tercera vez lo hicieron.
35 El agua corrió alrededor del altar, y hasta la zanja se llenó de agua.
36 A la hora en que se presenta la ofrenda, se acercó el profeta Elías y
dijo: «Yahveh, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, que se sepa hoy que
tú eres Dios en Israel y que yo soy tu servidor y que por orden tuya he
ejecutado toda estas cosas.
37 Respóndeme, Yahveh, respóndeme, y que todo este pueblo sepa
que tú, Yahveh, eres Dios que conviertes sus corazones.»
38 Cayó el fuego de Yahveh que devoró el holocausto y la leña, y
lamió el agua de las zanjas.
39 Todo el pueblo lo vio y cayeron sobre su rostro y dijeron:
«¡Yahveh es Dios, Yahveh es Dios!»
40 Elías les dijo: «Echad mano a los profetas de Baal, que no escape
ninguno de ellos»; les echaron mano y Elías les hizo bajar al torrente de
Quisón, y los degolló allí.
41 Dijo Elías a Ajab: «Sube, come y bebe, porque ya se oye el rumor
de la lluvia.»
42 Subió Ajab a comer y beber, mientras que Elías subía a la cima del
Carmelo, y se encorvó hacia la tierra poniendo su rostro entre las rodillas.
43 Dijo a su criado : «Sube y mira hacia el mar.» Subió, miró y dijo:
«No hay nada.» El dijo: «Vuelve.» Y esto siete veces.
44 A la séptima vez dijo: «Hay una nube como la palma de un
hombre, que sube del mar.» Entonces dijo: «Sube a decir a Ajab: Unce el
carro y baja, no te detenga la lluvia.»
45 Poco a poco se fue oscureciendo el cielo por las nubes y el viento y
se produjo gran lluvia. Ajab montó en su carro y se fue a Yizreel.
46 La mano de Yahveh vino sobre Elías que, ciñéndose la cintura,
corrió delante de Ajab hasta la entrada de Yizreel.

1 Reyes 19

1 Ajab refirió a Jezabel cuanto había hecho Elías y cómo había pasado
a cuchillo a todos los profetas.
2 Envió Jezabel un mensajero a Elías diciendo: «Que los dioses me
hagan esto y me añaden esto otro si mañana a estas horas no he puesto tu
alma igual que el alma de uno de ellos.»3 El tuvo miedo, se levantó y se fue para salvar su vida. Llegó a
Berseba de Judá y dejó allí a su criado.
4 El caminó por el desierto una jornada de camino, y fue a sentarse
bajo una retama. Se deseó la muerte y dijo: «¡Basta ya, Yahveh! ¡Toma mi
vida, porque no soy mejor que mis padres!»
5 Se acostó y se durmió bajo una retama, pero un ángel le tocó y le
dijo: «Levántate y come.»
6 Miró y vio a su cabecera una torta cocida sobre piedras calientes y
un jarro de agua. Comió y bebió y se volvió a acostar.
7 Volvió segunda vez el ángel de Yahveh, le tocó y le dijo: «Levántate
y come, porque el camino es demasiado largo para ti.»
8 Se levantó, comió y bebió, y con la fuerza de aquella comida caminó
cuarenta días y cuarenta noches hasta el monte de Dios, el Horeb.
9 Allí entró en la cueva, y pasó en ella la noche. Le fue dirigida la
palabra de Yahveh, que le dijo: «¿Qué haces aquí Elías?»
10 El dijo: «Ardo en celo por Yahveh, Dios Sebaot, porque los
israelitas han abandonado tu alianza, han derribado tus altares y han pasado
a espada a tus profetas; quedo yo solo y buscan mi vida para quitármela.»
11 Le dijo: «Sal y ponte en el monte ante Yahveh.» Y he aquí que
Yahveh pasaba. Hubo un huracán tan violento que hendía las montañas y
quebrantaba las rocas ante Yahveh; pero no estaba Yahveh en el huracán.
Después del huracán, un temblor de tierra; pero no estaba Yahveh en el
temblor.
12 Después del temblor, fuego, pero no estaba Yahveh en el fuego.
Después del fuego, el susurro de una brisa suave.
13 Al oírlo Elías, cubrió su rostro con el manto, salió y se puso a la
entrada de la cueva. Le fue dirigida una voz que le dijo: «¿Qué haces aquí,
Elías?»
14 El respondió: «Ardo en celo por Yahveh, Dios Sebaot, porque los
israelitas han abandonado tu alianza, han derribado tus altares y han pasado
a espada a tus profetas; quedo yo solo y buscan mi vida para quitármela.»
15 Yahveh le dijo: «Anda, vuelve por tu camino hacia el desierto de
Damasco. Vete y unge a Jazael como rey de Aram.
16 Ungirás a Jehú, hijo de Nimsí, como rey de Israel, y a Eliseo, hijo
de Safat, de Abel Mejolá, le ungirás como profeta en tu lugar.
17 Al que escape a la espada de Jazael le hará morir Jehú, y al que
escape a la espada de Jehú, le hará morir Eliseo.
18 Pero me reservaré 7.000 en Israel: todas las rodillas que no se
doblaron ante Baal, y todas las bocas que no le besaron.»
19 Partió de allí y encontró a Eliseo, hijo de Safat, que estaba arando.
Había delante de él doce yuntas y él estaba con la duodécima. Pasó Elías y
le echó su manto encima.
20 El abandonó los bueyes, corrió tras de Elías y le dijo: «Déjame ir a
besar a mi padre y a mi madre y te seguiré.» Le respondió: «Anda, vuélvete,
pues ¿qué te he hecho?»21 Volvió atrás Eliseo, tomó el par de bueyes y los sacrificó, asó su
carne con el yugo de los bueyes y dio a sus gentes, que comieron. Después
se levantó, se fue tras de Elías y entró a su servicio.

1 Reyes 20

1 Ben Hadad, rey de Aram, reunió todo su ejército. Tenía consigo 32
reyes, caballos y carros. Subió y puso sitio a Samaría y la atacó.
2 Envió mensajeros a la ciudad, a Ajab, rey de Israel,
3 para decirle: «Así habla Ben Hadad: Tu plata y tu oro son para mí.
Tus mujeres y tus hijos para ti.»
4 El rey de Israel respondió: «Como tú dices, rey mi señor, tuyo soy
yo y todo lo mío.»
5 Volvieron los mensajeros y dijeron: «Así habla Ben Hadad: Envío a
decirte: Me darás tu plata, tu oro, tus mujeres y tus hijos.
6 Así que mañana a estas horas te enviaré mis siervos y registrarán tu
casa y las casas de tus siervos, y echarán mano a cuanto les guste, y se lo
llevarán.»
7 Convocó el rey de Israel a todos los ancianos de la tierra y les dijo:
«Reconoced y ved que éste busca hacer el mal. Me pide mis mujeres y mis
hijos a pesar de que no le he negado mi plata y mi oro.»
8 Todos los ancianos y todo el pueblo dijeron: «No le escuches, no
consientas.»
9 Dijo a los enviados de Ben Hadad: «Decid a mi señor el rey: Todo
lo que mandaste la primera vez a tu siervo, lo haré; pero esto no puedo
hacerlo.» Se fueron los mensajeros llevando la respuesta.
10 Entonces, Ben Hadad envió a decir: «Esto me hagan los dioses y
esto me añadan si hay bastante polvo en Samaría para los puños de todo el
pueblo que me sigue.»
11 El rey de Israel respondió: «Decid: No se alabe quien se ciñe como
el que se desciñe.»
12 Cuando Ben Hadad escuchó esta palabra, estaba bebiendo con los
reyes en la tienda, y dijo a sus servidores: «Tomad posiciones.» Y tomaron
posiciones contra la ciudad.
13 Se acercó a Ajab, rey de Israel, un profeta y le dijo: «Así habla
Yahveh: ¿Has visto esta gran multitud? Hoy la entrego en tus manos y
sabrás que yo soy Yahveh.»
14 «Ajab dijo: «¿Por medio de quién?» Respondió: «Así dice Yahveh:
Por medio de los jóvenes de los jefes de distritos.» Preguntó Ajab: «¿Quién
debe entablar el combate?» Respondió: «Tú.»
15 Pasó revista a los jóvenes de los jefes de distritos, que eran 232;
después de ellos, pasó revista a todo el pueblo, todos los israelitas, 7.000.
16 Hicieron una salida a mediodía, mientras Ben Hadad estaba
bebiendo hasta la embriaguez en sus tiendas con los 32 reyes auxiliares.
17 Salieron en cabeza los jóvenes de los jefes de distritos. Enviaron a
avisar a Ben Hadad: «Han salido algunos jóvenes de Samaría.»18 El respondió: «Si han salido en son de paz, prendedles vivos; si han
salido en son de guerra, prendedles vivos.»
19 Salieron, pues, de la ciudad aquellos jóvenes de los jefes de los
distritos y el ejército detrás de ellos.
20 Abatió cada uno a su hombre. Aram se dio a la fuga e Israel le
persiguió. Ben Hadad, rey de Aram, pudo salvarse a caballo con algunos
jinetes.
21 Salió el rey de Israel y se apoderó de los caballos y carros,
infligiendo a Aram una gran derrota.
22 Se acercó el profeta al rey de Israel y dijo: «Anda, cobra ánimo, y
conoce y mira lo que has de hacer, porque el año que viene el rey de Aram
subirá contra ti.»
23 Los servidores del rey de Aram le dijeron: «Su Dios es un Dios de
las montañas; por eso fueron más fuertes que nosotros. Pero atacaremos en
la llanura y ¿no seremos más fuertes que ellos?
24 Haz esto: quita de su puesto a cada uno de los reyes, y pon
gobernadores en su lugar.
25 Por tu parte, recluta un ejército como el ejército que perdiste, con
otros tantos caballos y carros, y les atacaremos en la llanura. ¿No seremos
más fuertes que ellos?» Escuchó su voz e hizo así.
26 A la vuelta del año, Ben Hadad pasó revista a los arameos y subió a
Afeq para luchar contra Israel.
27 Se pasó revista a los israelitas que fueron provistos de vituallas y
marcharon a su encuentro. Los israelitas acamparon frente a ellos como dos
rebaños de cabras, mientras que los arameos llenaban la tierra.
28 El hombre de Dios se acercó al rey de Israel y dijo: «Así habla
Yahveh: Por haber dicho los arameos: Yahveh es un Dios de la montaña, no
es Dios de las llanuras, voy a entregar toda esta gran muchedumbre en tus
manos y sabrás que yo soy Yahveh.»
29 Acamparon frente a frente durante siete días y el séptimo día
trabaron batalla. Los israelitas batieron a los arameos, 100.000 infantes en
un día.
30 Los restantes huyeron a la ciudad de Afeq, pero la muralla se
desplomó sobres los 27.000 hombres que quedaban. Ben Hadad había huido
y se había refugiado en la ciudad, en una habitación retirada.
31 Sus servidores le dijeron: «Hemos oído que los reyes de la casa de
Israel son reyes misericordiosos. Deja que nos pongamos sayales sobre
nuestros lomos y cuerdas en nuestras cabezas y salgamos hacia el rey de
Israel. Acaso te deje la vida.»
32 Se ciñeron sayales a sus lomos y cuerdas sobre sus cabezas y
fueron al rey de Israel y le dijeron: «Tu siervo Ben Hadad dice: Que pueda
yo conservar mi vida.» El respondió: «¿Vive aún? ¡Es mi hermano!»
33 Los hombres lo tomaron como buen augurio y se apresuraron a
tomarle la palabra diciendo: «Hermano tuyo es Ben Hadad.» El dijo: «Id a
traerlo.» Ben Hadad salió hacia él, y él le hizo subir a su carro.34 Ben Hadad le dijo: «Devolveré las ciudades que mi padre tomó a tu
padre; y tú pondrás bazares para ti en Damasco, como mi padre puso en
Samaría.» – «Con este pacto te dejaré libre.» Hizo un pacto con él y le dejó
libre.
35 Un hombre de los hijos de los profetas dijo a su compañero: «Por
orden de Yahveh, hiéreme»; pero el hombre no quiso herirle.
36 Le dijo: «Por no haber escuchado la voz de Yahveh, en cuanto te
marches de mi lado, el león te herirá.» Se fue de su lado y le encontró al
león, que le hirió.
37 Halló a otro hombre y le dijo: «Hiéreme.» El hombre le dio un
golpe y le hirió.
38 El profeta se fue y se puso a esperar al rey en el camino. Se había
disfrazado con una banda sobre los ojos.
39 Cuando el rey pasaba clamó al rey y dijo: «Tu siervo había llegado
al centro de la batalla cuando uno abandonó las filas y me trajo un hombre y
me dijo: “Custodia a este hombre; si llega a faltar, tu vida responderá por la
suya, o pagarás un talento de plata.”
40 Pero tu siervo estaba ocupado aquí y allá y éste desapareció.» El
rey de Israel le dijo: «Esa es tu sentencia. Tú mismo lo has sentenciado.»
41 El entonces se apresuró a quitarse la banda de los ojos y el rey de
Israel le reconoció como uno de los profetas.
42 Dijo al rey: «Así dice Yahveh: Por haber dejado ir de tus manos al
hombre entregado a mi anatema, tu vida pagará por su vida y tu pueblo por
su pueblo.»
43 El rey de Israel se fue a su casa triste e irritado, y entró en Samaría.

1 Reyes 21

1 Después de estos sucesos ocurrió que Nabot, de Yizreel, tenía una
viña junto al palacio de Ajab, rey de Samaría,
2 y Ajab habló a Nabot diciendo: «Dame tu viña para que me sirva de
huerto para hortalizas, pues está pegando a mi casa, y yo te daré por ella
una viña mejor que está, o si parece bien a tus ojos te daré su precio en
dinero.»
3 Respondió Nabot a Ajab: «Líbreme Yahveh de darte la herencia de
mis padres.»
4 Se fue Ajab a su casa triste e irritado por la palabra que le dijo Nabot
de Yizreel: «No te daré la heredad de mis padres»; se acostó en su lecho,
volvió su rostro y no quiso comer.
5 Vino a donde él su mujer Jezabel, y le habló: «¿Por qué está triste tu
espíritu y por qué no quieres comer?»
6 El le respondió: «Porque he hablado con Nabot de Yizreel y le he
dicho: “Dame tu viña por dinero o, si lo prefieres, te daré una viña a
cambio”, y me dijo: “No te daré mi viña.”»
7 Su mujer Jezabel le dijo: «¿Y eres tú el que ejerces la realeza en
Israel? Levántate, come y que se alegre tu corazón. Yo te daré la viña de
Nabot de Yizreel.»8 Escribió cartas en nombre de Ajab y las selló con su sello, y envió
las cartas a los ancianos y notables que vivían junto a Nabot.
9 En las cartas había escrito: «Proclamad un ayuno y haced sentar a
Nabot a la cabeza del pueblo.
10 Haced que se sienten frente a él dos malvados que le acusarán
diciendo: “Has maldecido a Dios y al rey” y le sacaréis y le apedrearéis
para que muera.»
11 Los hombres de la ciudad, los ancianos y notables que vivían junto
a Nabot en su ciudad, hicieron lo que Jezabel les había mandado, de
acuerdo con lo escrito en las cartas que les había remitido.
12 Proclamaron un ayuno e hicieron sentar a Nabot a la cabeza del
pueblo.
13 Llegaron los dos malvados, se sentaron frente a él y acusaron los
malvados a Nabot delante del pueblo diciendo: «Nabot ha maldecido a Dios
y al rey»; le sacaron fuera de la ciudad, le apedrearon y murió.
14 Enviaron a decir a Jezabel: «Nabot ha sido apedreado y ha
muerto.»
15 Cuando Jezabel oyó que Nabot había sido apedreado y muerto, dijo
a Ajab: «Levántate, toma posesión de la viña de Nabot, el de Yizreel, el que
se negó a dártela por dinero, pues Nabot ya no vive, ha muerto.»
16 Apenas oyó Ajab que Nabot había muerto, se levantó y bajó a la
viña de Nabot, el de Yizreel, para tomar posesión de ella.
17 Entonces fue dirigida la palabra de Yahveh a Elías tesbita diciendo:
18 «Levántate, baja al encuentro de Ajab, rey de Israel, que está en
Samaría. Está en la viña de Nabot, a donde ha bajado a apropiársela.
19 Le hablarás diciendo: Así habla Yahveh: Has asesinado ¿y además
usurpas? Luego le hablarás diciendo: Por esto, así habla Yahveh: En el
mismo lugar en que los perros han lamido la sangre de Nabot, lamerán
también los perros tu propia sangre.»
20 Ajab dijo a Elías: «Has vuelto a encontrarme, enemigo mío.»
Respondió: «Te he vuelto a encontrar porque te has vendido para hacer el
mal a los ojos de Yahveh.
21 Yo mismo voy a traer el mal sobre ti y voy a barrer tu posteridad y
a exterminar todo varón de los de Ajab, libre o esclavo, en Israel.
22 Y haré tu casa como la casa de Jeroboam, hijo de Nebat, y como la
casa de Basá, hijo de Ajías, por la irritación con que me has irritado y por
haber hecho pecar a Israel.
23 También contra Jezabel ha hablado Yahveh diciendo: “Los perros
comerán a Jezabel en la parcela de Yizreel.”
24 A los hijos de Ajab que mueran en la ciudad los comerán los perros
y a los que mueran en el campo los comerán las aves del cielo.»
25 No hubo quien se prestara como Ajab para hacer el mal a los ojos
de Yahveh, porque su mujer Jezabel le había seducido.
26 Su proceder fue muy abominable, yendo tras los ídolos, en todo
como los amorreos a los que expulsó Yahveh ante los israelitas.27 Cuando Ajab oyó estas palabras desgarró sus vestidos y se puso un
sayal sobre su carne, ayunó y se acostó con el sayal puesto; y caminaba a
paso lento.
28 Fue dirigida la palabra de Yahveh a Elías tesbita diciendo:
29 «¿Has visto cómo Ajab se ha humillado en mi presencia? Por
haberse humillado en mi presencia, no traeré el mal en vida suya; en vida de
su hijo traeré el mal sobre su casa.»

1 Reyes 22

1 Transcurrieron tres años sin guerra entre Aram e Israel.
2 Al tercer año bajó Josafat, rey de Judá, donde el rey de Israel,
3 y el rey de Israel dijo a sus servidores: «Vosotros sabéis que Ramot
de Galaad nos pertenece y no hacemos nada por rescatarla de manos del rey
de Aram.»
4 Dijo a Josafat: «¿Quieres venir conmigo para atacar a Ramot de
Galaad?» Josafat respondió al rey de Israel: «Yo soy como tú, mi pueblo
como tu pueblo, mis caballos como tus caballos.»
5 Josafat dijo al rey de Israel: «Consulta antes, por favor, la palabra de
Yahveh.»
6 El rey de Israel reunió a los profetas, cuatrocientos hombres, y les
dijo: «¿Debo atacar a Ramot de Galaad, o debo desistir?» Le respondieron:
«Sube, porque Yahveh la entregará en manos del rey.»
7 Pero Josafat dijo: «No hay aquí otro profeta de Yahveh a quien
podamos consultar?»
8 Dijo el rey de Israel a Josafat: «Queda todavía un hombre por quien
podríamos consultar a Yahveh, pero yo le aborrezco, porque no me
profetiza el bien, sino el mal. Es Miqueas, hijo de Yimlá.» Dijo Josafat:
«No hable el rey así.»
9 Llamó el rey de Israel a un eunuco y le dijo: «Trae en seguida a
Miqueas, hijo de Yimlá.»
10 El rey de Israel y Josafat, rey de Judá, estaban sentados cada uno
en su trono, vestidos de gala, en la era que hay a la entrada de la puerta de
Samaría, mientras que todos los profetas estaban en trance delante de ellos.
11 Sedecías, hijo de Kenaaná se había hecho unos cuernos de hierro y
decía: «Así dice Yahveh: Con éstos acornearás a Aram hasta acabar con
ellos.»
12 Todos los profetas profetizaban del mismo modo diciendo: «Sube
contra Ramot de Galaad, tendrás éxito. Yahveh la entregará en manos del
rey.»
13 El mensajero que había ido a llamar a Miqueas le habló diciendo:
«Mira que los profetas a una voz predicen el bien al rey. Procura hablar
como uno de ellos y anuncia el bien.»
14 Miqueas respondió: «¡Vive Yahveh!, lo que Yahveh me diga, eso
anunciaré.»15 Llegó donde el rey y el rey le dijo: «Miqueas, ¿debemos subir a
Ramot de Galaad para atacarla o debo desistir?» Le respondió: «Sube,
tendrás éxito, Yahveh la entregará en manos del rey.»
16 Pero el rey dijo: «¿Cuántas veces he de conjurarte a que no me
digas más que la verdad en nombre de Yahveh?»
17 Entonces él dijo: He visto todo Israel disperso por los montes como
ovejas sin pastor. Yahveh ha dicho: «No tienen señor; que vuelvan en paz
cada cual a su casa.»
18 El rey de Israel dijo a Josafat: «¿No te dije que nunca me anuncia
el bien sino el mal?»
19 Dijo Miqueas: «Escucha la palabra de Yahveh: He visto a Yahveh
sentado en un trono y todo el ejército de los cielos estaba a su lado, a
derecha e izquierda.
20 Preguntó Yahveh: “¿Quién engañará a Ajab para que suba y caiga
en Ramot de Galaad?” Y el uno decía una cosa y el otro otra.
21 Se adelantó el Espíritu, se puso ante Yahveh y dijo: “Yo le
engañaré.” Yahveh le preguntó: “¿De qué modo?”
22 Respondió: “Iré y me haré espíritu de mentira en la boca de todos
sus profetas.” Yahveh dijo: “Tú conseguirás engañarle. Vete y hazlo así.”
23 Ahora, pues, Yahveh ha puesto espíritu de mentira en la boca de
todos estos profetas tuyos, pues Yahveh ha predicho el mal contra ti.»
24 Se acercó Sedecías, hijo de Kenaaná, y dio una bofetada a Miqueas
en la mejilla diciendo: «¿Por qué camino se ha ido de mí el espíritu de
Yahveh para hablarte a ti?»
25 Miqueas replicó: «Tú mismo lo verás el día en que vayas
escondiéndote de aposento en aposento.»
26 El rey de Israel dijo: «Prende a Miqueas y llévaselo a Amón,
gobernador de la ciudad, y a Joás, hijo del rey.
27 Y les dirás: Así habla el rey: Meted a éste en la cárcel y racionadle
el pan y el agua hasta que yo vuelva victorioso.»
28 Dijo Miqueas: «Si es que vuelves victorioso, no ha hablado
Yahveh por mí.»
29 El rey de Israel y Josafat, rey de Judá, subieron contra Ramot de
Galaad.
30 El rey de Israel dijo a Josafat: «Yo voy a disfrazarme para entrar en
combate, mientras que tú te pondrás tus vestidos.» El rey de Israel se
disfrazó para entrar en combate.
31 Ahora bien, el rey de Aram había ordenado a los jefes de los
carros: «No ataquéis ni a chicos ni a grandes, sino tan sólo al rey de Israel.»
32 Cuando los jefes de los carros vieron a Josafat, dijeron: «Seguro
que es el rey de Israel.» Y le rodearon para cargar sobre él. Pero Josafat
gritó.
33 Y viendo los jefes de los carros que no era el rey de Israel se
apartaron de él.34 Entonces un hombre disparó su arco al azar e hirió al rey de Israel
por entre las placas de la coraza, y el rey dijo a su auriga: «Da la vuelta y
sácame de la batalla, porque me siento mal.»
35 Arreció aquel día la batalla y el rey fue sostenido en pie en su carro
frente a los arameos, y a la tarde murió; la sangre de la herida corría por el
fondo del carro.
36 A la caída del sol se corrió un grito por el campamento: «Cada uno
a su ciudad, cada uno a su tierra.
37 El rey ha muerto.» Llegaron a Samaría y allí sepultaron al rey.
38 Lavaron el carro con agua abundante junto a la alberca de Samaría
y los perros lamían la sangre y las prostitutas se bañaron en ella, según la
palabra que Yahveh había dicho.
39 El resto de los hechos de Ajab, todo cuanto hizo, la casa de marfil
que edificó, todas las ciudades que fortificó ¿no está escrito en el libro de
los Anales de los reyes de Israel?
40 Ajab se acostó con sus padres y reinó en su lugar su hijo Ocozías.
41 Josafat, hijo de Asá, comenzó a reinar en Judá el año cuarto de
Ajab, rey de Israel.
42 Josafat tenía 35 años cuando comenzó a reinar y reinó veinticinco
años en Jerusalén. Su madre se llamaba Azubá, hija de Siljí.
43 Siguió en todo el camino de Asá, su padre, sin desviarse de él,
haciendo lo recto a los ojos de Yahveh.
44 Con todo, no desaparecieron los altos; el pueblo seguía
sacrificando y quemando incienso en los altos.
45 Josafat estuvo en paz con el rey de Israel.
46 El resto de los hechos de Josafat, la bravura que demostró y las
guerras que sostuvo ¿no está escrito en el libro de los Anales de los reyes de
Judá?
47 Barrió de la tierra a todos los consagrados a la prostitución que
habían quedado en el país en los días de Asá su padre.
48 No había rey establecido en Edom.
49 Josafat hizo una flota de Tarsis para ir a Ofir por oro, pero no fue,
porque se destrozó la flota en Esyón Guéber.
50 Entonces Ocozías, hijo de Ajab, dijo a Josafat: «Mis siervos irán
con tus siervos en la flota», pero Josafat no quiso.
51 Josafat se acostó con sus padres y fue sepultado con sus padres en
la ciudad de su padre David y reinó en su lugar su hijo Joram.
52 Ocozías, hijo de Ajab, comenzó a reinar sobre Israel, en Samaría,
el año diecisiete de Josafat, rey de Judá, y reinó dos años sobre Israel.
53 Hizo el mal a los ojos de Yahveh y anduvo por el camino de su
madre, y por el camino de Jeroboam, hijo de Nabat, el que hizo pecar a
Israel.
54 Sirvió a Baal y se postró ante él, irritando a Yahveh, Dios de Israel,
enteramente como lo había hecho su padre.

Proverbios 2

1 Hijo mío, si das acogida a mis palabras, y guardas en tu memoria
mis mandatos,
2 prestando tu oído a la sabiduría, inclinando tu corazón a la
prudencia;
3 si invocas a la inteligencia y llamas a voces a la prudencia;
4 si la buscas como la plata y como un tesoro la rebuscas,
5 entonces entenderás el temor de Yahveh y la ciencia de Dios
encontrarás.
6 Porque Yahveh es el que da la sabiduría, de su boca nacen la ciencia
y la prudencia.
7 Reserva el éxito para los rectos, es escudo para quienes proceden
con entereza,
8 vigila las sendas de la equidad y guarda el camino de sus amigos.
9 Entonces entenderás la justicia, la equidad y la rectitud: todos los
senderos del bien.
10 Cuando entre la sabiduría en tu corazón y la ciencia sea dulce para
tu alma,
11 velará sobre ti la reflexión y la prudencia te guardará,
12 apartándote del mal camino, del hombre que propone planes
perversos,
13 de los que abandonan el recto sendero para ir por caminos
tenebrosos,
14 de los que se gozan en hacer el mal, se regocijan en la perversidad, 15 cuyos senderos son tortuosos y sus sendas llenas de revueltas.
16 Ella te apartará de la mujer ajena, de la extraña de melosas
palabras,
17 que ha dejado al amigo de su juventud y ha olvidado la alianza de
su Dios;
18 su casa está inclinada hacia la muerte, hacia las sombras sus
tortuosos senderos.
19 Nadie que entre por ella volverá, no alcanzará las sendas de la vida.
20 Por eso has de ir por el camino de los buenos, seguirás las sendas
de los justos.
21 Porque los rectos habitarán la tierra y los íntegros se mantendrán en
ella;
22 pero los malos serán cercenados de la tierra, se arrancará de ella a
los desleales.

Proverbios 3

1 Hijo mío, no olvides mi lección, en tu corazón guarda mis mandatos,
2 pues largos días y años de vida y bienestar te añadirán.
3 La piedad y la lealtad no te abandonen; átalas a tu cuello, escríbelas
en la tablilla de tu corazón.
4 Así hallarás favor y buena acogida a los ojos de Dios y de los
hombres.
5 Confía en Yahveh de todo corazón y no te apoyes en tu propia
inteligencia;
6 reconócele en todos tus caminos y él enderezará tus sendas.
7 No seas sabio a tus propios ojos, teme a Yahveh y apártate del mal:
8 medicina será para tu carne y refrigerio para tus huesos.
9 Honra a Yahveh con tus riquezas, con las primicias de todas tus
ganancias:
10 tus trojes se llenarán de grano y rebosará de mosto tu lagar.
11 No desdeñes, hijo mío, la instrucción de Yahveh, no te dé fastidio
su reprensión,
12 porque Yahveh reprende a aquel que ama, como un padre al hijo
querido.
13 Dichoso el hombre que ha encontrado la sabiduría y el hombre que
alcanza la prudencia;
14 más vale su ganancia que la ganancia de plata, su renta es mayor
que la del oro.
15 Más preciosa es que las perlas, nada de lo que amas se le iguala.
16 Largos días a su derecha, y a su izquierda riqueza y gloria.
17 Sus caminos son caminos de dulzura y todas sus sendas de
bienestar.
18 Es árbol de vida para los que a ella están asidos, felices son los que
la abrazan.19 Con la Sabiduría fundó Yahveh la tierra, consolidó los cielos con
inteligencia;
20 con su ciencia se abrieron los océanos y las nubes destilan el rocío.
21 Hijo mío, guarda la prudencia y la reflexión, no se aparten nunca
de tus ojos:
22 serán vida para tu alma y adorno para tu cuello.
23 Así irás tranquilo por tu camino y no tropezará tu pie.
24 No tendrás miedo al acostarte, una vez acostado, será dulce tu
sueño.
25 No temerás el espanto repentino, ni cuando llegue la tormenta de
los malos,
26 porque Yahveh será tu tranquilidad y guardará tu pie de caer en el
cepo.
27 No niegues un favor a quien es debido, si en tu mano está el
hacérselo.
28 No digas a tu prójimo: «Vete y vuelve, mañana te daré», si tienes
algo en tu poder.
29 No trames mal contra tu prójimo cuando se sienta confiado junto a
ti.
30 No te querelles contra nadie sin motivo, si no te ha hecho ningún
mal.
31 No envidies al hombre violento, ni elijas ninguno de sus caminos;
32 porque Yahveh abomina a los perversos, pero su intimidad la tiene
con los rectos.
33 La maldición de Yahveh en la casa del malvado, en cambio
bendice la mansión del justo.
34 Con los arrogantes es también arrogante, otorga su favor a los
pobres.
35 La gloria es patrimonio de los sabios y los necios heredarán la
ignominia.

1 Corintios 9

1 ¿No soy yo libre? ¿No soy yo apóstol? ¿Acaso no he visto yo a
Jesús, Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor?
2 Si para otros no soy yo apóstol, para vosotros sí que lo soy; pues
¡vosotros sois el sello de mi apostolado en el Señor!
3 He aquí mi defensa contra mis acusadores.
4 ¿Por ventura no tenemos derecho a comer y beber?
5 ¿No tenemos derecho a llevar con nosotros una mujer cristiana,
como los demás apóstoles y los hermanos del Señor y Cefas?
6 ¿Acaso únicamente Bernabé y yo estamos privados del derecho de
no trabajar?
7 ¿Quién ha militado alguna vez a cosa propia? ¿Quién planta una
viña y no come de sus frutos? ¿Quién apacienta un rebaño y no se alimenta
de la leche del rebaño?
8 ¿Hablo acaso al modo humano o no lo dice también la Ley?9 Porque está escrito en la Ley de Moisés: = «No pondrás bozal al
buey que trilla.» = ¿Es que se preocupa Dios de los bueyes?
10 O bien, ¿no lo dice expresamente por nosotros? Por nosotros
ciertamente se escribió, pues el que ara, en esperanza debe arar; y el que
trilla, con la esperanza de recibir su parte.
11 Si en vosotros hemos sembrado bienes espirituales, ¡qué mucho
que recojamos de vosotros bienes materiales!
12 Si otros tienen estos derechos sobre vosotros, ¿no los tenemos más
nosotros? Sin embargo, nunca hemos hecho uso de estos derechos. Al
contrario, todo lo soportamos para no crear obstáculo alguno al Evangelio
de Cristo.
13 ¿No sabéis que los ministros del templo viven del templo? ¿Que
los que sirven al altar, del altar participan?
14 Del mismo modo, también el Señor ha ordenado que los que
predican el Evangelio vivan del Evangelio.
15 Mas yo, de ninguno de esos derechos he hecho uso. Y no escribo
esto para que se haga así conmigo. ¡Antes morir que…! Mi timbre de gloria
¡nadie lo eliminará!
16 Predicar el Evangelio no es para mí ningún motivo de gloria; es
más bien un deber que me incumbe. Y ¡ay de mí si no predicara el
Evangelio!
17 Si lo hiciera por propia iniciativa, ciertamente tendría derecho a
una recompensa. Mas si lo hago forzado, es una misión que se me ha
confiado.
18 Ahora bien, ¿cuál es mi recompensa? Predicar el Evangelio
entregándolo gratuitamente, renunciando al derecho que me confiere el
Evangelio.
19 Efectivamente, siendo libre de todos, me he hecho esclavo de todos
para ganar a los más que pueda.
20 Con los judíos me he hecho judío para ganar a los judíos; con los
que están bajo la Ley, como quien está bajo la Ley – aun sin estarlo – para
ganar a los que están bajo ella.
21 Con los que están sin ley, como quien está sin ley para ganar a los
que están sin ley, no estando yo sin ley de Dios sino bajo la ley de Cristo.
22 Me he hecho débil con los débiles para ganar a los débiles. Me he
hecho todo a todos para salvar a toda costa a algunos.
23 Y todo esto lo hago por el Evangelio para ser partícipe del mismo.
24 ¿No sabéis que en las carreras del estadio todos corren, mas uno
solo recibe el premio? ¡Corred de manera que lo consigáis!
25 Los atletas se privan de todo; y eso ¡por una corona corruptible!;
nosotros, en cambio, por una incorruptible.
26 Así pues, yo corro, no como a la ventura; y ejerzo el pugilato, no
como dando golpes en el vacío,
27 sino que golpeo mi cuerpo y lo esclavizo; no sea que, habiendo
proclamado a los demás, resulte yo mismo descalificado.

1 Corintios 10

1 No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron
todos bajo la nube y todos atravesaron el mar;
2 y todos fueron bautizados en Moisés, por la nube y el mar;
3 y todos comieron el mismo alimento espiritual;
4 y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca
espiritual que les seguía; y la roca era Cristo.
5 Pero la mayoría de ellos no fueron del agrado de Dios, pues sus
cuerpos = quedaron tendidos en el desierto. =
6 Estas cosas sucedieron en figura para nosotros para que no
codiciemos lo malo como ellos lo codiciaron.
7 No os hagáis idólatras al igual de algunos de ellos, como dice la
Escritura: = «Sentóse el pueblo a comer y a beber y se levantó a
divertirse.» =
8 Ni forniquemos como algunos de ellos fornicaron y cayeron muertos
23.000 en un solo día.
9 Ni tentemos al Señor como algunos de ellos le tentaron y perecieron
víctimas de las serpientes.
10 Ni murmuréis como algunos de ellos murmuraron y perecieron
bajo el Exterminador.
11 Todo esto les acontecía en figura, y fue escrito para aviso de los
que hemos llegado a la plenitud de los tiempos.
12 Así pues, el que crea estar en pie, mire no caiga.
13 No habéis sufrido tentación superior a la medida humana. Y fiel es
Dios que no permitirá seáis tentados sobre vuestras fuerzas. Antes bien, con
la tentación os dará modo de poderla resistir con éxito.
14 Por eso, queridos, huid de la idolatría.
15 Os hablo como a prudentes. Juzgad vosotros lo que digo.
16 La copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso comunión con
la sangre de Cristo? Y el pan que partimos ¿no es comunión con el cuerpo
de Cristo?
17 Porque aun siendo muchos, un solo pan y un solo cuerpo somos,
pues todos participamos de un solo pan.
18 Fijaos en el Israel según la carne. Los que comen de las víctimas
¿no están acaso en comunión con el altar?
19 ¿Qué digo, pues? ¿Que lo inmolado a los ídolos es algo? O ¿que
los ídolos son algo?
20 Pero si lo que inmolan los gentiles, = ¡lo inmolan a los demonios y
no a Dios! = Y yo no quiero que entréis en comunión con los demonios.
21 No podéis beber de la copa del Señor y de la copa de los demonios.
No podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios.
22 ¿O es que queremos provocar los celos del Señor? ¿Somos acaso
más fuertes que él?
23 «Todo es lícito», mas no todo es conveniente. «Todo es lícito»,
mas no todo edifica.
24 Que nadie procure su propio interés, sino el de los demás.

25 Comed todo lo que se vende en el mercado sin plantearos
cuestiones de conciencia;
26 pues = del Señor es la tierra y todo cuanto contiene. =
27 Si un infiel os invita y vosotros aceptáis, comed todo lo que os
presente sin plantearos cuestiones de conciencia.
28 Mas si alguien os dice: «Esto ha sido ofrecido en sacrificio», no lo
comáis, a causa del que lo advirtió y por motivos de conciencia.
29 No me refiero a tu conciencia, sino a la del otro; pues ¿cómo va a
ser juzgada la libertad de mi conciencia por una conciencia ajena?
30 Si yo tomo algo dando gracias, ¿por qué voy a ser reprendido por
aquello mismo que tomo dando gracias?
31 Por tanto, ya comáis, ya bebáis o hagáis cualquier otra cosa,
hacedlo todo para gloria de Dios.
32 No deis escándalo ni a judíos ni a griegos ni a la Iglesia de Dios;
33 lo mismo que yo, que me esfuerzo por agradar a todos en todo, sin
procurar mi propio interés, sino el de la mayoría, para que se salven.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: