# 104

2 Crónicas 22

1 Los habitantes de Jerusalén proclamaron rey en su lugar a su hijo
menor Ocozías, porque una banda de árabes que había invadido el
campamento había dado muerte a todos los mayores, de suerte que llegó a
ser rey Ocozías, hijo de Joram, rey de Judá.
2 Tenía Ocozías cuarenta y dos años cuando empezó a reinar, y reinó
un año en Jerusalén. Su madre se llamaba Atalía, hija de Omrí.
3 También él siguió los caminos de la casa de Ajab, pues su madre le
instigaba a hacer el mal.
4 Hizo el mal a los ojos de Yahveh, como los de la casa de Ajab,
porque después de la muerte de su padre fueron ellos sus consejeros para su
perdición.
5 También por consejo de ellos fue con Joram, hijo de Ajab, rey de
Israel, para combatir a Jazael, rey de Aram, en Ramot de Galaad; los
arameos hirieron a Joram,
6 que se retiró a Yizreel, para curarse de las heridas que había recibido
en Ramá, en la batalla contra Jazael, rey de Aram. Ocozías, hijo de Joram,
rey de Judá, bajó a Yizreel para visitar a Joram, hijo de Ajab, que se hallaba
enfermo;
7 esta visita a Joram vino de Dios para ruina de Ocozías; pues llegado
allí, salió con Joram contra Jehú, hijo de Nimsí, a quien Yahveh había
ungido para exterminar la casa de Ajab.
8 Mientras Jehú hacía justicia de la casa de Ajab, se encontró con los
jefes de Judá y con los hijos de los hermanos de Ocozías que se hallaban al
servicio de Ocozías, y los mató.
9 Buscó luego a Ocozías, al que prendieron en Samaría, donde se
había escondido. Lo llevaron donde Jehú, que lo mató, pero le dieron
sepultura, pues decían: «Es hijo de Josafat, el que buscó a Yahveh con todo
su corazón.» No quedó de la casa de Ocozías nadie que fuese capaz de
reinar.
10 Cuando Atalía, madre de Ocozías, vio que había muerto su hijo, se
levantó y exterminó a toda la estirpe real de la casa de Judá.
11 Pero Yehosebá, hija del rey, tomó a Joás, hijo de Ocozías, lo sacó
de entre los hijos del rey a quienes estaban matando y lo puso a él y a sunodriza en el dormitorio. Yehosebá, hija del rey Joram, mujer del sacerdote
Yehoyadá y hermana de Ocozías, lo ocultó de la vista de Atalía, que no
pudo matarle.
12 Seis años estuvo escondido con ellos en la Casa de Dios, mientras
Atalía reinaba en el país.

2 Crónicas 23

1 El año séptimo, Yehoyadá cobró ánimo y envió a buscar a los jefes
de cien, a Azarías, hijo de Yerojam; a Ismael, hijo de Yehojanán; a Azarías,
hijo de Obed; a Maaseías, hijo de Adaías, y a Elisafat, hijo de Zikrí;
concertando un pacto con ellos,
2 recorrieron Judá y reunieron a los levitas de todas las ciudades de
Judá, y a los cabezas de familia de Israel, que vinieron a Jerusalén.
3 Toda la asamblea hizo alianza con el rey en la Casa de Dios;
Yehoyadá les dijo: «Aquí tenéis al hijo del rey que ha de reinar, como dijo
Yahveh de los hijos de David.
4 Esto es lo que tenéis que hacer: Un tercio de vosotros, así sacerdotes
como levitas, los que entráis el sábado, se quedarán de porteros en las
entradas;
5 otro tercio, en la casa del rey; y otro tercio, en la casa del
Fundamento; mientras que todo el pueblo estará en los atrios de la Casa de
Yahveh.
6 Nadie podrá entrar en la Casa de Yahveh fuera de los sacerdotes y
los levitas que estén de servicio; éstos podrán entrar por estar consagrados,
pero todo el pueblo tiene que guardar el precepto de Yahveh.
7 Los levitas se pondrán en torno al rey, cada uno con sus armas en la
mano, y cualquiera que penetre en la Casa, morirá. Sólo ellos acompañarán
al rey cuando entre y cuando salga.»
8 Los levitas y todo Judá hicieron cuanto les había mandado el
sacerdote Yehoyadá. Tomó cada uno a sus hombres, tanto los que entraban
el sábado como los que salían el sábado; pues el sacerdote Yehoyadá no
exceptuó a ninguna de las secciones.
9 El sacerdote Yehoyadá entregó a los jefes de cien las lanzas y los
escudos, grandes y pequeños, del rey David, que se hallaban en la Casa de
Dios,
10 y apostó a todo el pueblo, cada uno con sus armas en la mano,
desde el ala oriental de la Casa hasta el ala occidental, entre el altar y la
Casa, para que rodeasen al rey.
11 Hicieron salir entonces al hijo del rey y le pusieron la diadema y el
Testimonio. Le proclamaron rey; Yehoyadá y sus hijos le ungieron y
gritaron: «¡Viva el rey!».
12 Al oír Atalía los gritos del pueblo que corría y aclamaba al rey,
vino a la Casa de Yahveh, donde estaba el pueblo,
13 miró, y vio al rey en pie junto a la columna, a la entrada, y a los
jefes y las trompetas junto al rey, a todo el pueblo de la tierra, lleno de
alegría, que tocaba las trompetas, y a los cantores que, con instrumentos de música, dirigían los cánticos de alabanza. Entonces Atalía rasgó sus
vestidos y gritó: «¡Traición, traición!»
14 Pero el sacerdote Yehoyadá dio orden a los jefes de cien, que
estaban al frente de las tropas, y les dijo: «Hacedla salir de las filas, y el que
la siga que sea pasado a espada.» Porque había dicho el sacerdote: «No la
matéis en la Casa de Yahveh.»
15 Así pues, ellos echaron mano de ella, y cuando llegó a la casa del
rey por el camino de la Entrada de los Caballos, allí la mataron.
16 Entonces Yehoyadá pactó alianza con todo el pueblo y el rey de
que el pueblo sería pueblo de Yahveh.
17 Fue después todo el pueblo a la casa de Baal y la derribaron;
rompieron sus altares y sus imágenes, y mataron a Matán, sacerdote de
Baal, ante los altares.
18 Yehoyadá puso centinelas en la Casa de Yahveh, a los órdenes de
los sacerdotes y levitas que David había distribuido en la Casa de Yahveh,
conforme a lo escrito en la Ley de Moisés, para ofrecer los holocaustos con
alegría y cánticos, según las disposiciones de David.
19 Puso porteros junto a las puertas de la Casa de Yahveh para que no
entrase ninguno que por cualquier causa fuese inmundo.
20 Después tomó a los jefes de cien, a los notables, a los dirigentes del
pueblo y al pueblo entero de la tierra; y haciendo descender al rey de la
Casa de Yahveh, entraron por la puerta superior en la casa del rey y le
sentaron en el trono del reino.
21 Todo el pueblo de la tierra estaba contento, y la ciudad quedó
tranquila; en cuanto a Atalía, la habían matado a espada.

2 Crónicas 24

1 Siete años tenía Joás cuando empezó a reinar, y reinó cuarenta años
en Jerusalén. Su madre se llamaba Sibía de Berseba.
2 Joás hizo lo recto a los ojos de Yahveh durante toda la vida del
sacerdote Yehoyadá.
3 Este le casó con dos mujeres, y engendró hijos e hijas.
4 Después de esto resolvió Joás restaurar la Casa de Yahveh.
5 Reunió a los sacerdotes y a los levitas y les dijo: «Recorred las
ciudades de Judá y juntad cada año plata en todo Israel para reparar la Casa
de vuestro Dios; y daos prisa en ello.» Pero los levitas no se dieron prisa.
6 Llamó entonces el rey a Yehoyadá, sumo sacerdote, y le dijo: «¿Por
qué no has tenido cuidado de que los levitas trajesen de Judá y de Jerusalén
la contribución que Moisés, siervo de Yahveh, y la asamblea de Israel
prescribieron para la Tienda del Testimonio?»
7 Pues la impía Atalía y sus hijos habían arruinado la Casa de Dios,
llegando incluso a emplear para los Baales todas las cosas consagradas a la
Casa de Yahveh.
8 Mandó, pues, el rey que se hiciera un cofre, que fue colocado junto a
la puerta de la Casa de Yahveh, por la parte exterior;9 y echaron bando en Judá y en Jerusalén de que trajesen a Yahveh la
contribución que Moisés, siervo de Dios, había impuesto a Israel en el
desierto.
10 Todos los jefes y todo el pueblo se alegraron; y traían la
contribución y la echaban en el cofre hasta que se llenaba.
11 Cuando llevaban el cofre a los inspectores del rey, por medio de los
levitas, si veían que había mucho dinero, venía el secretario del rey y el
inspector del sumo sacerdote para vaciar el cofre; luego, lo tomaban y lo
volvían a su lugar. Así lo hacían cada vez, y recogían dinero en abundancia.
12 El rey y Yehoyadá se lo daban a los encargados de las obras del
servicio de la Casa de Yahveh, y éstos tomaban a sueldo canteros y
carpinteros para restaurar la Casa de Yahveh, y también a los que
trabajaban en hierro y bronce, para reparar la Casa de Yahveh.
13 Trabajaron, pues, los encargados de la obra, y con sus trabajos
adelantaron las reparaciones del edificio; restituyeron la Casa de Dios a su
primer estado y la consolidaron.
14 Acabado el trabajo, entregaron al rey y a Yehoyadá el resto del
dinero, con el cual hicieron objetos para la Casa de Yahveh, utensilios para
el ministerio y para los holocaustos, vasos y objetos de oro y plata. Durante
toda la vida de Yehoyadá se ofrecieron siempre holocaustos en la Casa de
Yahveh.
15 Envejeció Yehoyadá, y murió colmado de días. Tenía 130 años
cuando murió.
16 Le sepultaron en la Ciudad de David, con los reyes, porque había
hecho el bien en Israel, con Dios y con su Casa.
17 Después de la muerte de Yehoyadá vinieron los jefes de Judá a
postrarse delante del rey, y entonces el rey les prestó oído.
18 Abandonaron la Casa de Yahveh, el Dios de sus padres, y sirvieron
a los cipos y a los ídolos; la cólera estalló contra Judá y Jerusalén a causa de
esta culpa suya.
19 Yahveh les envió profetas que dieron testimonio contra ellos para
que se convirtiesen a él, pero no les prestaron oído.
20 Entonces el espíritu de Dios revistió a Zacarías, hijo del sacerdote
Yehoyadá que, presentándose delante del pueblo, les dijo: «Así dice Dios:
¿Por qué traspasáis los mandamientos de Yahveh? No tendréis éxito; pues
por haber abandonado a Yahveh, él os abandonará a vosotros.»
21 Mas ellos conspiraron contra él, y por mandato del rey le
apedrearon en el atrio de la Casa de Yahveh.
22 Pues el rey Joás no se acordó del amor que le había tenido
Yehoyadá, padre de Zacarías, sino que mató a su hijo, que exclamó al
morir: «¡Véalo Yahveh y exija cuentas!»
23 A la vuelta de un año subió contra Joás el ejército de los arameos,
que invadieron Judá y Jerusalén, mataron de entre la población a todos los
jefes del pueblo, y enviaron todo el botín al rey de Damasco,
24 pues aunque el ejército de los arameos había venido con poca
gente, Yahveh entregó en sus manos a un ejército muy grande; porquehabían abandonado a Yahveh, el Dios de sus padres. De este modo los
arameos hicieron justicia con Joás.
25 Y cuando se alejaron de él, dejándole gravemente enfermo, se
conjuraron contra él sus servidores, por la sangre del hijo del sacerdote
Yehoyadá, le mataron en su lecho y murió. Le sepultaron en la Ciudad de
David, pero no le sepultaron en los sepulcros de los reyes.
26 Los que conspiraron contra él fueron Zabad, hijo de Simat la
ammonita, y Yehozabad, hijo de Simrit la moabita.
27 Lo tocante a sus hijos, la gran cantidad de impuestos que percibió y
la restauración de la Casa de Dios, se halla escrito en el midrás del libro de
los reyes. En su lugar reinó su hijo Amasías.

2 Crónicas 25

1 Veinticinco años tenía Amasías cuando comenzó a reinar, y reinó
veintinueve años en Jerusalén. Su madre se llamaba Yehoaddán, de
Jerusalén.
2 Hizo lo recto a los ojos de Yahveh, aunque no de todo corazón.
3 Cuando se afianzó en su reinado, dio muerte a los servidores que
habían matado al rey su padre.
4 Pero no hizo morir a los hijos de ellos, conforme a lo escrito en la
Ley, en el libro de Moisés, donde Yahveh tenía prescrito: «No han de morir
los padres por los hijos ni los hijos han de morir por los padres, sino que
cada uno morirá por su propio pecado.»
5 Amasías congregó a Judá y estableció por todo Judá y Benjamín,
según las casas paternas, jefes de millar y jefes de cien; hizo el censo de
ellos, desde los veinte años para arriba, y halló 300.000 hombres escogidos,
aptos para la guerra y el manejo de lanza y pavés.
6 Tomó también a sueldo en Israel, por cien talentos de plata, a
100.000 hombres valientes.
7 Pero vino donde él un hombre de Dios que le dijo: «Oh rey, que no
salga contigo el ejército de Israel, porque Yahveh no está con Israel, ni con
ninguno de los efraimitas.
8 Si vienen contigo, tú te portarás esforzadamente en la batalla, pero
Dios te hará caer ante el enemigo, porque Dios tiene poder para ayudar y
para derribar.»
9 Respondió Amasías al hombre de Dios: «¿Y qué hacer con los cien
talentos que he dado a la tropa de Israel?» Contestó el hombre de Dios:
«Tiene Yahveh poder para darte mucho más que eso.»
10 Y Amasías apartó los destacamentos que le habían venido de
Efraím, para que se volviesen a sus lugares. Ellos se irritaron mucho contra
Judá y se volvieron a sus casas ardiendo en cólera.
11 Amasías cobró ánimo y, tomando el mando de su pueblo, marchó
al valle de la Sal, y dio muerte a 10.000 hombres de los seiríes.
12 Los hijos de Judá apresaron vivos a otros 10.000 y, llevándolos a la
cumbre de la peña, los precipitaron desde allí, quedando todos ellos
reventados.13 Entretanto, la tropa que Amasías había hecho volver, para que no
fuesen con él a la guerra, se desparramaron por las ciudades de Judá, desde
Samaría hasta Bet Jorón, pero fueron derrotados 3.000 de ellos y se recogió
mucho botín.
14 Después de regresar Amasías de su victoria sobre los edomitas,
introdujo los dioses de los seiríes; eligió los dioses de ellos, postróse ante
ellos y les quemó incienso.
15 Se encendió la ira de Yahveh contra Amasías y le envió un profeta,
que le dijo: «¿Por qué has buscado a los dioses de ese pueblo, que no han
podido librar de tu mano a su propia gente?»
16 Mientras él le hablaba, Amasías le interrumpió: «¿Acaso te hemos
hecho consejero del rey? ¡Cállate! ¿Por qué te han de matar?» El profeta
concluyó diciendo: «Yo sé que Dios ha determinado destruirte, porque
hiciste eso y no quieres escuchar mi consejo.»
17 Amasías, rey de Judá, después de haber deliberado, envió
mensajeros a Joás, hijo de Joacaz, hijo de Jehú, rey de Israel, para decirle:
«¡Sube y nos veremos las caras!»
18 Pero Joás, rey de Israel, mandó decir a Amasías, rey de Judá: «El
cardo del Líbano mandó a decir al cedro del Líbano: Dame tu hija para
mujer de mi hijo. Pero las bestias salvajes del Líbano pasaron y pisotearon
el cardo.
19 Tú te dices: “He derrotado a Edom.” Por eso te lleva tu corazón a
jactarte. Sé glorioso, pero quédate ahora en tu casa. ¿Por qué exponerte a
una calamidad y a caer tú y Judá contigo?»
20 Pero Amasías no le escuchó, pues era disposición de Dios
entregarlos en manos de sus enemigos, por haber buscado a los dioses de
Edom.
21 Subió Joás, rey de Israel, y se enfrentaron, él y Amasías, rey de
Judá, en Bet Semes de Judá.
22 Judá fue derrotado por Israel y huyeron cada uno a su tienda.
23 Joás, rey de Israel, capturó a Amasías, rey de Judá, hijo de Joás,
hijo de Ocozías, en Bet Semes y le llevó a Jerusalén; y abrió una brecha de
cuatrocientos codos en la muralla de Jerusalén desde la puerta de Efraím
hasta la puerta del Angulo.
24 Tomó todo el oro y la plata y todos los objetos que se hallaban al
cuidado de Obededom en la Casa de Dios, y los tesoros de la casa del rey,
así como también rehenes, y se volvió a Samaría.
25 Amasías, hijo de Joás, rey de Judá, sirvió quince años después de la
muerte de Joás, hijo de Joacaz, rey de Israel.
26 El resto de los hechos de Amasías, los primeros y los postreros,
¿no están escritos en el libro de los reyes de Judá y de Israel?
27 Después que Amasías se apartó de Yahveh, se conjuraron contra él
en Jerusalén, por lo que huyó a Lakís; pero enviaron gente en su
persecución hasta Lakís y allí lo mataron.
28 Trajéronle a caballo y le sepultaron con sus padres en la Ciudad de
David.

2 Crónicas 26

1 Todo el pueblo de Judá tomó a Ozías, que tenía dieciséis años, y le
proclamaron rey en lugar de su padre Amasías.
2 Reconstruyó Elat y la devolvió a Judá, después que el rey se hubo
acostado con sus padres.
3 Dieciséis años tenía Ozías cuando empezó a reinar, y reinó 52 años
en Jerusalén. Su madre se llamaba Yekoliá, de Jerusalén.
4 Hizo lo recto a los ojos de Yahveh, enteramente como lo había
hecho su padre Amasías.
5 Buscó a Dios durante la vida de Zacarías, que le instruyó en el temor
de Dios; y mientras buscó a Yahveh, Dios le dio prosperidad.
6 Salió a campaña contra los filisteos y abrió brecha en el muro de
Gat, en el muro de Yabné y en el muro de Asdod; restauró las ciudades en
la región de Asdod y entre los filisteos.
7 Dios le ayudó contra los filisteos, contra los árabes que habitaban en
Gur Báal y contra los meunitas.
8 Los ammonitas pagaron tributo a Ozías, y su fama llegó hasta la
frontera de Egipto, porque se había hecho sumamente poderoso.
9 Ozías construyó torres en Jerusalén sobre la puerta del Angulo,
sobre la puerta del Valle y en el Angulo, y las fortificó.
10 Construyó también torres en el desierto y excavó muchas cisternas,
pues poseía numerosos ganados en la Tierra Baja y en la llanura, así como
labradores y viñadores en las montañas y en los campos fértiles, porque le
gustaba la agricultura.
11 Ozías tenía un ejército que hacía la guerra; salía a campaña por
grupos, conforme al número de su censo hecho bajo la vigilancia de Yeiel
el escriba, y Maaseías el notario, a las órdenes de Jananías, uno de los jefes
del rey.
12 El número total de los jefes de familia era de 2.600 hombres
esforzados.
13 A sus órdenes había un ejército de campaña de 307.500 hombres,
que hacían la guerra con gran valor, para ayudar al rey contra el enemigo.
14 Ozías proporcionó a todo aquel ejército en cada una de sus
campañas escudos y lanzas, yelmos y corazas, arcos y hondas, para tirar
piedras.
15 Hizo construir en Jerusalén ingenios inventados por expertos, para
colocarlos sobre las torres y los ángulos y para arrojar saetas y grandes
piedras. Su fama se extendió lejos, porque fue prodigioso el modo como
supo buscarse colaboradores hasta hacerse fuerte.
16 Mas, una vez fortalecido en su poder, se ensoberbeció hasta
acarrearse la ruina, y se rebeló contra Yahveh su Dios, entrando en el
Templo de Yahveh para quemar incienso sobre el altar del incienso.
17 Fue tras él Azarías, el sacerdote, y con él ochenta sacerdotes de
Yahveh, hombres valientes,18 que se opusieron al rey Ozías y le dijeron: «No te corresponde a ti,
Ozías, quemar incienso a Yahveh, sino a los sacerdotes, los hijos de Aarón,
que han sido consagrados para quemar el incienso. ¡Sal del santuario
porque estás prevaricando, y tú no tienes derecho a la gloria que viene de
Yahveh Dios!»
19 Entonces Ozías, que tenía en la mano un incensario para ofrecer
incienso, se llenó de ira, y mientras se irritaba contra los sacerdotes, brotó la
lepra en su frente, a vista de los sacerdotes, en la Casa de Yahveh, junto al
altar del incienso.
20 El sumo sacerdote Azarías y todos los sacerdotes volvieron hacía él
sus ojos, y vieron que tenía lepra en la frente. Por lo cual lo echaron de allí
a toda prisa; y él mismo se apresuró a salir, porque Yahveh le había herido.
21 El rey Ozías, quedó leproso hasta el día de su muerte, y habitó en
una casa aislada, como leproso, porque había sido excluido de la Casa de
Yahveh; su hijo Jotam estaba al frente de la casa del rey y administraba
justicia al pueblo de la tierra.
22 El resto de los hechos de Ozías, los primeros y los postreros, los
escribió el profeta Isaías, hijo de Amós.
23 Acostóse Ozías con sus padres y lo sepultaron con sus padres en el
campo de los sepulcros de los reyes, porque decían: «Es un leproso.» En su
lugar reinó su hijo Jotam.

2 Crónicas 27

1 Tenía Jotam veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó
dieciséis años en Jerusalén. Su madre se llamaba Yerusá, hija de Sadoq.
2 Hizo lo recto a los ojos de Yahveh, enteramente como lo hizo su
padre Ozías, salvo que no penetró en el Templo de Yahveh. El pueblo, sin
embargo, seguía corrompiéndose.
3 Construyó la Puerta Superior de la Casa de Yahveh, e hizo muchas
obras en los muros de Ofel.
4 Edificó también ciudades en la montaña de Judá, y edificó castillos y
torres en las tierras de labor.
5 Hizo guerra contra el rey de los ammonitas, a los que venció. Los
ammonitas le dieron aquel año cien talentos de plata, 10.000 cargas de trigo
y 10.000 de cebada. Los ammonitas le trajeron lo mismo el año segundo y
el tercero.
6 Jotam llegó a ser poderoso, porque se afirmó en los caminos de
Yahveh su Dios.
7 El resto de los hechos de Jotam, todas sus guerras y sus obras, están
escritos en el libro de los reyes de Israel y de Judá.
8 Tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó dieciséis
años en Jerusalén.
9 Acostóse Jotam con sus padres, y le sepultaron en la Ciudad de
David. En su lugar reinó su hijo Ajaz.

2 Crónicas 28

1 Tenía Ajaz veinte años cuando empezó a reinar, y reinó dieciséis
años en Jerusalén. No hizo lo recto a los ojos de Yahveh, como David su
padre.
2 Siguió los caminos de los reyes de Israel, llegando a fundir estatuas
para los Baales.
3 Quemó incienso en el valle de Ben Hinnom e hizo pasar a sus hijos
por el fuego, según los ritos abominables de las gentes que Yahveh había
arrojado de delante de los israelitas.
4 Ofrecía sacrificios y quemaba incienso en los altos, sobre los
collados y bajo todo árbol frondoso.
5 Yahveh su Dios le entregó en manos del rey de los arameos, que le
derrotaron, haciéndole gran número de prisioneros, que fueron llevados a
Damasco. Fue entregado también en manos del rey de Israel, que le causó
una gran derrota.
6 Pecaj, hijo de Remalías, mató en Judá en un solo día a 120.000,
todos ellos hombres valientes; porque habían abandonado a Yahveh, el Dios
de sus padres.
7 Zikrí, uno de los valientes de Efraím, mató a Maasías, hijo del rey, a
Azricam, mayordomo de palacio, y a Elcaná, segundo después del rey.
8 Los israelitas se llevaron de entre sus hermanos 200.000 prisioneros:
mujeres, hijos e hijas. Se apoderaron también de un enorme botín, que se
llevaron a Samaría.
9 Había allí un profeta de Yahveh, llamado Oded, que salió al
encuentro del ejército que volvía a Samaría, y les dijo: «He aquí que
Yahveh, el Dios de vuestros padres, irritado contra Judá, los ha entregado
en vuestras manos, mas vosotros los habéis matado con un furor que ha
subido hasta el cielo.
10 Y ahora pensáis en someter a los hijos de Judá y de Jerusalén como
siervos y siervas vuestros. ¿Es que vosotros mismos no sois culpables
contra Yahveh vuestro Dios?
11 Oídme, pues, y dejad volver a vuestros hermanos que habéis
tomado prisioneros, porque el furor de la ira de Yahveh viene sobre
vosotros.»
12 Entonces algunos hombres de los jefes de Efraím: Azarías, hijo de
Yehojanán; Berekías, hijo de Mesillemot; Ezequías, hijo de Sallum, y
Amasá, hijo de Jadlay, se levantaron contra los que venían de la guerra,
13 y les dijeron: «No metáis aquí a estos prisioneros. ¿Por qué,
además de la culpa contra Yahveh que ya tenemos contra nosotros, habláis
de aumentar todavía nuestros pecados y nuestro delito?; pues grande es
nuestro delito y el furor de la ira amenaza a Israel.»
14 Entonces la tropa dejó a los prisioneros y el botín delante de los
jefes y de toda la asamblea.
15 Levantáronse entonces los hombres nominalmente designados,
reanimaron a los prisioneros y vistieron con el botín a todos los que estaban
desnudos, dándoles vestido y calzado. Les dieron de comer y de beber y los
ungieron; y transportaron en asnos a todos los débiles, los llevaron a Jericó, ciudad de las palmeras, junto a sus hermanos. Luego se volvieron a
Samaría.
16 En aquel tiempo el rey Ajaz envió mensajeros a los reyes de Asiria
para que le socorriesen.
17 Porque los de Edom habían venido otra vez y habían derrotado a
Judá, llevándose algunos prisioneros.
18 También los filisteos invadieron las ciudades de la Tierra Baja y
del Négueb de Judá, y tomaron Bet Semes, Ayyalón, Guederot, Sokó con
sus aldeas, Timná con sus aldeas y Guimzó con sus aldeas, y se
establecieron allí.
19 Porque Yahveh humillaba a Judá a causa de Ajaz, rey de Israel, que
permitía el desenfreno de Judá, y se había rebelado contra Yahveh.
20 Vino contra él Teglatfalasar, rey de Asiria; y le puso sitio, pero no
le dominó.
21 Porque Ajaz despojó la Casa de Yahveh y la casa del rey y de los
jefes, para dárselo al rey de Asiria, pero de nada le sirvió.
22 Aun en el tiempo del asedio, el rey Ajaz persistió en su rebeldía
contra Yahveh.
23 Ofrecía sacrificios a los dioses de Damasco que le habían
derrotado, pues se decía: «Los dioses de los reyes de Aram les ayudan a
ellos; les ofreceré sacrificios, y me ayudarán a mí.» Ellos fueron la causa de
su ruina y de la de todo Israel.
24 Ajaz juntó algunos de los utensilios de la Casa de Dios e hizo
añicos otros; cerró las puertas de la Casa de Yahveh y fabricó altares en
todas las esquinas de Jerusalén.
25 Erigió altos en cada una de las ciudades de Judá, para quemar
incienso a otros dioses, provocando así la ira de Yahveh, el Dios de sus
padres.
26 El resto de sus hechos y todas sus obras, las primeras y las
postreras, está escrito en el libro de los reyes de Judá e Israel.
27 Se acostó Ajaz con sus padres y lo sepultaron dentro de la Ciudad,
en Jerusalén: pues no le colocaron en los sepulcros de los reyes de Israel.
En su lugar reinó su hijo Ezequías.

2 Crónicas 29

1 Ezequías tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar y reinó
veintinueve años en Jerusalén. Su madre se llamaba Abía, hija de Zacarías.
2 Hizo lo recto a los ojos de Yahveh, enteramente como David su
padre.
3 En el año primero de su reinado, el primer mes, abrió las puertas de
la Casa de Yahveh y las reparó.
4 Hizo venir a los sacerdotes y levitas, los reunió en la plaza oriental,
5 y les dijo: «¡Escuchadme, levitas! Santificaos ahora y santificad la
Casa de Yahveh, el Dios de vuestros padres; y sacad fuera del santuario la
inmundicia.

6 Porque nuestros padres han sido infieles haciendo lo malo a los ojos
de Yahveh, nuestro Dios; le han abandonado, y apartando sus rostros de la
Morada de Yahveh, le han vuelto la espalda.

7 Hasta llegaron a cerrar las puertas del Vestíbulo, apagaron las
lámparas, y no quemaron incienso ni ofrecieron holocaustos en el santuario
al Dios de Israel.
8 Por eso la ira de Yahveh ha venido sobre Judá y Jerusalén, y él los
ha convertido en objeto de espanto, terror y rechifla, como lo estáis viendo
con vuestros ojos.
9 Por esto han caído a espada nuestros padres; y nuestros hijos, hijas y
mujeres se hallan en cautividad.
10 Pero ahora he decidido en mi corazón hacer alianza con Yahveh, el
Dios de Israel, para que aparte de nosotros el furor de su ira.
11 Hijos míos, no seáis ahora negligentes; porque Yahveh os ha
elegido a vosotros para que estéis en su presencia y le sirváis para ser sus
ministros y para quemarle incienso.»
12 Levantáronse entonces los levitas Májat, hijo de Amasay, y Joel,
hijo de Azarías, de los hijos de Quehat; Quis, hijo de Abdí, y Azarías, hijo
de Yallelel, de los hijos de Merarí; Yoaj, hijo de Zimmá, y Eden, hijo de
Yoaj, de los hijos de los guersonitas;
13 Simrí y Yeiel, de los hijos de Elisafán; Zacarías y Mattanías, de los
hijos de Asaf;
14 Yejiel y Simí, de los hijos de Hemán; Semaías y Uzziel, de los
hijos de Yedutún.
15 Estos reunieron a sus hermanos, se santificaron y vinieron a
purificar la Casa de Yahveh, conforme al mandato del rey, según las
palabras de Yahveh.
16 Los sacerdotes entraron en el interior de la Casa de Yahveh para
purificarla, y sacaron al atrio de la Casa de Yahveh todas las impurezas que
encontraron en el santuario de Yahveh. Los levitas, por su parte, las
amontonaron para llevarlas fuera, al torrente de Cedrón.
17 Comenzaron la consagración el día primero del primer mes, y el
día octavo del mes llegaron al Vestíbulo de Yahveh; pasaron ocho días
consagrando la Casa de Yahveh y el día dieciséis del mes primero habían
acabado.
18 Fueron luego a las habitaciones del rey Ezequías y le dijeron:
«Hemos purificado toda la Casa de Yahveh, el altar del holocausto con
todos sus utensilios, y la mesa de las filas de pan con todos sus utensilios.
19 Hemos preparado y santificado todos los objetos que profanó el rey
Ajaz durante su reinado con su infidelidad, y están ante el altar de Yahveh.»
20 Entonces se levantó el rey Ezequías de mañana, reunió a los jefes
de la ciudad y subió a la Casa de Yahveh
21 Trajeron siete novillos, siete carneros, siete corderos y siete
machos cabríos para el sacrificio por el pecado en favor del reino, del
santuario y de Judá; y mandó a los sacerdotes, hijos de Aarón, que
ofreciesen holocaustos sobre el altar de Yahveh.22 Inmolaron los novillos, y los sacerdotes recogieron la sangre y
rociaron el altar; luego inmolaron los carneros y rociaron con su sangre el
altar; degollaron igualmente los corderos y rociaron con la sangre el altar.
23 Acercaron después los machos cabríos por el pecado, ante el rey y
la asamblea, y éstos pusieron las manos sobre ellos;
24 los sacerdotes los inmolaron y ofrecieron la sangre en sacrificio por
el pecado junto al altar como expiación por todo Israel; porque el rey había
ordenado que el holocausto y el sacrificio por el pecado fuese por todo
Israel.
25 Luego estableció en la Casa de Yahveh a los levitas con címbalos,
salterios y cítaras, según las disposiciones de David, de Gad, vidente del
rey, y de Natán, profeta; pues de mano de Yahveh había venido ese
mandamiento, por medio de sus profetas.
26 Cuando ocuparon su sitio los levitas con los instrumentos de
David, y los sacerdotes con las trompetas,
27 mandó Ezequías ofrecer el holocausto sobre el altar. Y al comenzar
el holocausto, comenzaron también los cantos de Yahveh, al son de las
trompetas y con el acompañamiento de los instrumentos de David, rey de
Israel.
28 Toda la asamblea estaba postrada, se cantaban cánticos y las
trompetas sonaban. Todo ello duró hasta que fue consumido el holocausto.
29 Consumido el holocausto, el rey y todos los presentes doblaron las
rodillas y se postraron.
30 Después, el rey Ezequías y los jefes mandaron a los levitas que
alabasen a Yahveh con las palabras de David y del vidente Asaf; y ellos
cantaron alabanzas hasta la exaltación, e inclinándose, adoraron.
31 Después tomó Ezequías la palabra y dijo: «Ahora estáis
enteramente consagrados a Yahveh; acercaos y ofreced víctimas y
sacrificios de alabanza en la Casa de Yahveh.» Y la asamblea trajo
sacrificios en acción de gracias, y los de corazón generoso, también
holocaustos.
32 El número de los holocaustos ofrecidos por la asamblea fue de
setenta bueyes; cien carneros y doscientos corderos; todos ellos en
holocausto a Yahveh.
33 Se consagraron también seiscientos bueyes y 3.000 ovejas.
34 Pero como los sacerdotes eran pocos y no bastaban para desollar
todos estos holocaustos, les ayudaron sus hermanos los levitas, hasta que
terminaron la labor, y los sacerdotes se santificaron, pues los levitas estaban
más dispuestos que los sacerdotes para santificarse.
35 Hubo, además, muchos holocaustos de grasa de los sacrificios de
comunión y libaciones para el holocausto. Así quedó restablecido el culto
de la Casa de Yahveh.
36 Ezequías y el pueblo entero se regocijaron de que Dios hubiera
dispuesto al pueblo; pues todo se hizo rápidamente.

Proverbios 20

1 Arrogante es el vino, tumultuosa la bebida; quien en ellas se pierde,
no llegará a sabio.
2 Como rugido de león la indignación del rey, el que la excita, se daña
a sí mismo.
3 Es gloria para el hombre apartarse de litigios, pero todo necio se sale
de sí.
4 A partir del otoño, el perezoso no trabaja, en la cosecha busca, pero
no hay nada.
5 El consejo en el corazón del hombre es agua profunda, el hombre
inteligente sabrá sacarla.
6 Muchos hombres se dicen piadosos; pero un hombre fiel, ¿quién lo
encontrará?
7 El justo camina en la integridad; ¡dichosos sus hijos después de él!
8 Un rey sentado en el tribunal disipa con sus ojos todo mal.
9 ¿Quién puede decir: «Purifiqué mi corazón, estoy limpio de mi
pecado?»
10 Dos pesos y dos medidas, ambas cosas aborrece Yahveh.
11 Incluso en sus acciones da el muchacho a conocer si sus obras
serán puras y rectas.
12 El oído que oye y el ojo que ve; ambas cosas las hizo Yahveh.
13 No ames el sueño, para no hacerte pobre; ten abiertos los ojos y te
hartarás de pan.
14 «¡Malo, malo!» dice el comprador, pero al marchar se felicita.
15 Hay oro y numerosas perlas, pero los labios instruidos son la cosa
más preciosa.
16 Tómale su vestido, pues salió fiador de otro; tómale prenda por los
extraños.
17 El pan de fraude le es dulce al hombre, pero luego la boca se llena
de grava.
18 Los proyectos con el consejo se afianzan: haz con táctica la guerra.
19 El que anda murmurando descubre secretos; no andes con quien
tiene la lengua suelta.
20 Al que maldice a su padre y a su madre, se le extinguirá su lámpara
en medio de tinieblas.
21 Herencia adquirida al principio con presteza, no será a la postre
bendecida.
22 No digas: «Voy a devolver el mal»; confía en Yahveh, que te
salvará.23 Tener dos pesas lo abomina Yahveh; tener balanzas falsas no está
bien.
24 De Yahveh dependen los pasos del hombre: ¿cómo puede el
hombre comprender su camino?
25 Lazo es para el hombre pronunciar a la ligera: «¡Sagrado!» y
después de haber hecho el voto reflexionar.
26 Un rey sabio aventa a los malos y hace pasar su rueda sobre ellos.
27 Lámpara de Yahveh es el hálito del hombre que explora hasta el
fondo de su ser.
28 Bondad y lealtad custodian al rey, fundamenta su trono en la
bondad.

29 El vigor es la belleza de los jóvenes, las canas el ornato de los
viejos.
30 Las cicatrices de las heridas son remedio contra el mal, los golpes
curan hasta el fondo de las entrañas.

Proverbios 21

1 Corriente de agua es el corazón del rey en la mano de Yahveh, que
él dirige donde quiere.
2 Al hombre le parecen rectos todos sus caminos, pero es Yahveh
quien pesa los corazones.
3 Practicar la justicia y la equidad, es mejor ante Yahveh que el
sacrificio.

4 Ojos altivos, corazón arrogante, antorcha de malvados, es pecado.
5 Los proyectos del diligente, todo son ganancia; para el que se
precipita, todo es indigencia.

6 Hacer tesoros con lengua engañosa, es vanidad fugitiva de quienes
buscan la muerte.

7 La violencia de los malos los domina, porque se niegan a practicar la
equidad.
8 Tortuoso es el camino del hombre criminal, pero el puro es recto en
sus obras.
9 Mejor es vivir en la esquina del terrado, que casa en común con
mujer litigiosa.
10 El alma del malvado desea el mal, su vecino no halla gracia a sus
ojos.
11 Cuando se castiga al arrogante, el simple se hace sabio; cuando se
instruye al sabio, adquiere ciencia.
12 El Justo observa la casa del malvado, y arroja a los malvados a la
desgracia.
13 Quien cierra los oídos a las súplicas del débil clamará también él y
no hallará respuesta.
14 Regalo a escondidas, aplaca la cólera, y obsequio oculto, la ira
violenta.
15 Alegría para el justo es el cumplimiento de la justicia, pero horror
para los que hacen el mal.

16 El hombre que se aparta del camino de la prudencia reposará en la
asamblea de las sombras.
17 Se arruina el hombre que ama el placer, no será rico el aficionado a
banquetes.
18 Rescate del justo es el malo, y en lugar de los rectos, el traidor.
19 Mejor es habitar en el desierto que con mujer litigiosa y triste.
20 Tesoro precioso y aceite en la casa del sabio, pero el hombre necio
los devora.
21 Quien va tras la justicia y el amor hallará vida, justicia y honor.
22 El sabio escala la ciudad de los fuertes, y derriba la fortaleza en que
confiaban.
23 El que guarda su boca y su lengua, guarda su alma de la angustia.
24 Al insolente y altivo se le llama: «arrogante»; actúa en el exceso de
su insolencia.
25 El deseo del perezoso le lleva a la muerte, porque sus manos
rehúsan el trabajo.
26 Todo el día está el malo codicioso; pero el justo da sin rehusar
jamás.
27 El sacrificio de los malos es abominable, sobre todo si se ofrece
con mala intención.
28 El testigo falso perecerá, el hombre que escucha, por siempre podrá
hablar.
29 El hombre malo se muestra atrevido, el recto afianza su camino.
30 No hay sabiduría, ni hay prudencia ni hay consejo, delante de
Yahveh.
31 Se prepara el caballo para el día del combate, pero la victoria es de
Yahveh.

Romanos 12

1 Os exhorto, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que
ofrezcáis vuestros cuerpos como una víctima viva, santa, agradable a Dios:
tal será vuestro culto espiritual.2 Y no os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos
mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir
cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto.
3 En virtud de la gracia que me fue dada, os digo a todos y a cada uno
de vosotros: No os estiméis en más de lo que conviene; tened más bien una
sobria estima según la medida de la fe que otorgó Dios a cada cual.
4 Pues, así como nuestro cuerpo, en su unidad, posee muchos
miembros, y no desempeñan todos los miembros la misma función,
5 así también nosotros, siendo muchos, no formamos más que un solo
cuerpo en Cristo, siendo cada uno por su parte los unos miembros de los
otros.
6 Pero teniendo dones diferentes, según la gracia que nos ha sido
dada, si es el don de profecía, ejerzámoslo en la medida de nuestra fe;
7 si es el ministerio, en el ministerio; la enseñanza, enseñando;
8 la exhortación, exhortando. El que da, con sencillez; el que preside,
con solicitud; el que ejerce la misericordia, con jovialidad.
9 Vuestra caridad sea sin fingimiento; detestando el mal, adhiriéndoos
al bien;
10 amándoos cordialmente los unos a los otros; estimando en más
cada uno a los otros;
11 con un celo sin negligencia; con espíritu fervoroso; sirviendo al
Señor;
12 con la alegría de la esperanza; constantes en la tribulación;
perseverantes en la oración;
13 compartiendo las necesidades de los santos; practicando la
hospitalidad.
14 Bendecid a los que os persiguen, no maldigáis.
15 Alegraos con los que se alegran; llorad con los que lloran.
16 Tened un mismo sentir los unos para con los otros; sin complaceros
en la altivez; atraídos más bien por lo humilde; = no os complazcáis en
vuestra propia sabiduría. =
17 Sin devolver a nadie mal por mal; = procurando el bien = ante =
todos los hombres: =
18 en lo posible, y en cuanto de vosotros dependa, en paz con todos
los hombres;
19 no tomando la justicia por cuenta vuestra, queridos míos, dejad
lugar a la Cólera, pues dice la Escritura: = Mía es la venganza: yo daré el
pago merecido, = dice el Señor.
20 Antes al contrario: = si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y
si tiene sed, dale de beber; haciéndolo así, amontonarás ascuas sobre su
cabeza. =
21 No te dejes vencer por el mal; antes bien, vence al mal con el bien.

Romanos 13

1 Sométanse todos a las autoridades constituidas, pues no hay
autoridad que no provenga de Dios, y las que existen, por Dios han sido
constituidas.
2 De modo que, quien se opone a la autoridad, se rebela contra el
orden divino, y los rebeldes se atraerán sobre sí mismos la condenación.
3 En efecto, los magistrados no son de temer cuando se obra el bien,
sino cuando se obra el mal. ¿Quieres no temer la autoridad? Obra el bien, y
obtendrás de ella elogios,
4 pues es para ti un servidor de Dios para el bien. Pero, si obras el mal,
teme: pues no en vano lleva espada: pues es un servidor de Dios para hacer
justicia y castigar al que obra el mal.
5 Por tanto, es preciso someterse, no sólo por temor al castigo, sino
también en conciencia.
6 Por eso precisamente pagáis los impuestos, porque son funcionarios
de Dios, ocupados asiduamente en ese oficio.
7 Dad a cada cual lo que se debe: a quien impuestos, impuestos; a
quien tributo, tributo; a quien respeto, respeto; a quien honor, honor.
8 Con nadie tengáis otra deuda que la del mutuo amor. Pues el que
ama al prójimo, ha cumplido la ley.
9 En efecto, lo de: = No adulterarás, no matarás, no robarás, no
codiciarás = y todos los demás preceptos, se resumen en esta fórmula: =
Amarás a tu prójimo como a ti mismo. =
10 La caridad no hace mal al prójimo. La caridad es, por tanto, la ley
en su plenitud.
11 Y esto, teniendo en cuenta el momento en que vivimos. Porque es
ya hora de levantaros del sueño; que la salvación está más cerca de nosotros
que cuando abrazamos la fe.
12 La noche está avanzada. El día se avecina. Despojémonos, pues, de
las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz.
13 Como en pleno día, procedamos con decoro: nada de comilonas y
borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias.
14 Revestíos más bien del Señor Jesucristo y no os preocupéis de la
carne para satisfacer sus concupiscencias.

Romanos 14

1 Acoged bien al que es débil en la fe, sin discutir opiniones.
2 Uno cree poder comer de todo, mientras el débil no come más que
verduras.
3 El que come, no desprecie al que no come; y el que no come,
tampoco juzgue al que come, pues Dios le ha acogido.
4 ¿Quién eres tú para juzgar al criado ajeno? Que se mantenga en pie
o caiga sólo interesa a su amo; pero quedará en pie, pues poderoso es el
Señor para sostenerlo.
5 Este da preferencia a un día sobre todo; aquél los considera todos
iguales. ¡Aténgase cada cual a su conciencia!6 El que se preocupa por los días, lo hace por el Señor; el que come, lo
hace por el Señor, pues da gracias a Dios: y el que no come, lo hace por el
Señor, y da gracias a Dios.
7 Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo; como tampoco
muere nadie para sí mismo.
8 Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor
morimos. Así que, ya vivamos ya muramos, del Señor somos.
9 Porque Cristo murió y volvió a la vida para eso, para ser Señor de
muertos y vivos.
10 Pero tú ¿por qué juzgas a tu hermano? Y tú ¿por qué desprecias a
tu hermano? En efecto, todos hemos de comparecer ante el tribunal de
Dios,
11 pues dice la Escritura: = ¡Por mi vida!, = dice el Señor, = que toda
rodilla se doblará ante mí, y toda lengua bendecirá a Dios. =

12 Así pues, cada uno de vosotros dará cuenta de sí mismo a Dios.
13 Dejemos, por tanto, de juzgarnos los unos a los otros: juzgad más
bien que no se debe poner tropiezo o escándalo al hermano. –
14 Bien sé, y estoy persuadido de ello en el Señor Jesús, que nada hay
de suyo impuro; a no ser para el que juzga que algo es impuro, para ése si
lo hay -.
15 Ahora bien, si por un alimento tu hermano se entristece, tú no
procedes ya según la caridad. ¡Que por tu comida no destruyas a aquel por
quien murió Cristo!
16 Por tanto, no expongáis a la maledicencia vuestro privilegio.
17 Que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y
gozo en el Espíritu Santo.
18 Toda vez que quien así sirve a Cristo, se hace grato a Dios y
aprobado por los hombres.
19 Procuremos, por tanto, lo que fomente la paz y la mutua
edificación.

20 No vayas a destruir la obra de Dios por un alimento. Todo es puro,
ciertamente, pero es malo comer dando escándalo.
21 Lo bueno es no comer carne, ni beber vino, ni hacer cosa que sea
para tu hermano ocasión de caída, tropiezo o debilidad.
22 La fe que tú tienes, guárdala para ti delante de Dios. ¡Dichoso
aquel que no se juzga culpable a sí mismo al decidirse!
23 Pero el que come dudando, se condena, porque no obra conforme a
la fe; pues todo lo que no procede de la buena fe es pecado.

%d bloggers like this: