# 121

Job 4

1 Elifaz de Temán tomó la palabra y dijo:
2 Si se intentara hablarte, ¿lo soportarías? Pero ¿quién puede contener
sus palabras?
3 Mira, tú dabas lección a mucha gente, infundías vigor a las manos
caídas;
4 tus razones sostenían al que vacilaba, robustecías las rodillas
endebles.
5 Y ahora que otro tanto te toca, te deprimes, te alcanza el golpe a ti, y
todo te turbas.
6 ¿No es tu confianza la piedad, y tu esperanza tu conducta
intachable?
7 ¡Recuerda! ¿Qué inocente jamás ha perecido? ¿dónde han sido los
justos extirpados?
8 Así lo he visto: los que labran maldad y siembran vejación, eso
cosechan.
9 Bajo el aliento de Dios perecen éstos, desaparecen al soplo de su ira.
10 Ruge el león, brama la leona, mas los dientes de los leoncillos
quedan rotos.
11 Perece el león falto de presa, y los cachorros de la leona se
dispersan.
12 A mí se me ha dicho furtivamente una palabra, mi oído ha
percibido su susurro.
13 En las pesadillas por las visiones de la noche, cuando a los
hombres el letargo invade,
14 un temblor me entró, un escalofrío, que estremeció todos mis
huesos…
15 Se escurre un soplo por mi rostro, eriza los pelos de mi carne.
16 Alguien surge… no puedo reconocer su cara; una imagen delante de
mis ojos. Silencio…, después oigo una voz:
17 «¿Es justo ante Dios algún mortal? ¿ante su Hacedor es puro un
hombre?
18 Si no se fía de sus mismos servidores, y aun a sus ángeles achaca
desvarío,
19 ¡cuánto más a los que habitan estas casas de arcilla, ellas mismas
hincadas en el polvo! Se les aplasta como a una polilla;
20 de la noche a la mañana quedan pulverizados. Para siempre
perecen sin advertirlo nadie;
21 se les arranca la cuerda de su tienda, y mueren privados de
sabiduría.»

Job 5

1 ¡Llama, pues! ¿Habrá quien te responda? ¿a cuál de los santos vas a
dirigirte?
2 En verdad el enojo mata al insensato, la pasión hace morir al necio.
3 Yo mismo he visto al insensato echar raíces, y sin tardar he
maldecido su morada:
4 ¡Estén sus hijos lejos de toda salvación, sin defensor hollados en la
Puerta!
5 Su cosecha la devora un hambriento, pues Dios se la quita de los
dientes, y los sedientos absorben su fortuna.
6 No, no brota la iniquidad el polvo, ni germina del suelo la aflicción.
7 Es el hombre quien la aflicción engendra, como levantan el vuelo
los hijos del relámpago.
8 Yo por mí a Dios recurriría, expondría a Dios mi causa.
9 El es autor de obras grandiosas e insondables, de maravillas sin
número.
10 El derrama la lluvia sobre la haz de la tierra, y envía las aguas a los
campos.
11 Para poner en alto a los postrados, y que los míseros a la salud se
eleven,
12 las tramas de los astutos desbarata, y sus manos no logran sus
intrigas.
13 Prende a los sabios en su astucia, el consejo de los sagaces se hace
ciego.
14 En pleno día tropiezan con tinieblas, a mediodía van a tientas cual
si fuese de noche.
15 El salva al arruinado de sus fauces y al indigente de las manos del
violento.
16 Así el débil renace a la esperanza, y cierra su boca la injusticia.
17 ¡Oh sí, feliz el hombre a quien corrige Dios! ¡No desprecies, pues,
la lección de Sadday!
18 Pues él es el que hiere y el que venda la herida, el que llaga y luego
cura con su mano;
19 seis veces ha de librarte de la angustia, y a la séptima el mal no te
alcanzará.
20 Durante el hambre te salvará de la muerte, y en la guerra, del
alcance de la espada.
21 Estarás a cubierto del punzón de la lengua, sin miedo a la
devastación, cuando se acerque.
22 Te reirás de la sequía y de la helada, y no temerás a las bestias de la
tierra.
23 Pues con las piedras del campo harás alianza, la bestia salvaje
vivirá en paz contigo.
24 Sabrás que tu tienda está a cubierto, nada echarás en falta cuando
revises tu morada.
25 Sabrás que tu descendencia es numerosa, tus vástagos, como la
hierba de la tierra.
26 Llegarás a la tumba vigoroso, como se hacinan las gavillas a su
tiempo.
27 Todo esto es lo que hemos observado: y así es. A ti te toca
escuchar y aprovecharte.

Job 6

1 Job tomó la palabra y dijo:
2 ¡Ah, si pudiera pesarse mi aflicción, si mis males se pusieran en la
balanza juntos!
3 Pesarían más que la arena de los mares: por eso mis razones se
desmandan.
4 Pues las flechas de Sadday están en mí, mi espíritu bebe su veneno,
y contra mí se alinean los terrores de Dios.
5 ¿Rozna el onagro junto a la hierba verde? ¿muge el buey junto al
forraje?
6 ¿Se come acaso lo insípido sin sal? en la clara del huevo ¿hay algún
gusto?
7 Lo que aun tocar me repugnaba eso es ahora mi comida de enfermo.
8 ¡Ojalá se realizara lo que pido, que Dios cumpliera mi esperanza,
9 que él consintiera en aplastarme, que soltara su mano y me segara!
10 Tendría siquiera este consuelo, exultaría de gozo en mis tormentos
crueles, por no haber eludido los decretos del Santo.
11 ¿Cuál es mi fuerza para que aún espere, qué fin me espera para que
aguante mi alma?
12 ¿Es mi fuerza la fuerza de la roca? ¿es mi carne de bronce?
13 ¿No está mi apoyo en una nada? ¿no se me ha ido lejos toda
ayuda?
14 El que retira la compasión al prójimo abandona el temor de
Sadday.
15 Me han defraudado mis hermanos lo mismo que un torrente, igual
que el lecho de torrentes que pasan:
16 turbios van de aguas de hielo, sobre ellos se disuelve la nieve;
17 pero en tiempo de estiaje se evaporan, en cuanto hace calor se
extinguen en su lecho.
18 Por ellos las caravanas se apartan de su ruta, en el desierto se
adentran y se pierden.
19 Las caravanas de Temá los otean, en ellos esperan los convoyes de
Sabá.
20 Pero se ve corrida su confianza; al llegar junto a ellos se quedan
confundidos.
21 Así sois ahora vosotros para mí: veis algo horrible y os
amedrentáis.
22 ¿He dicho acaso: «Dadme algo, haced regalos por mí de vuestros
bienes;
23 arrancadme de la mano de un rival, de la mano de tiranos
rescatadme?»
24 Instruidme, que yo me callaré; hacedme ver en qué me he
equivocado.
25 ¡Qué dulces son las razones ecuánimes!, pero, ¿qué es lo que
critican vuestras críticas?
26 ¿Intentáis criticar sólo palabras, dichos desesperados que se lleva el
viento?
27 ¡Vosotros echáis a suerte al mismo huérfano, especuláis con
vuestro propio amigo!
28 Y ahora, por favor, volveos a mí, que no he de mentiros a la cara.
29 ¡Tornad, pues, que no haya entuerto! ¡Tornad, que está en juego mi
justicia!
30 ¿Hay entuerto en mis labios? ¿no distingue mi paladar las cosas
malas?

Job 7

1 ¿No es una milicia lo que hace el hombre en la tierra? ¿no son
jornadas de mercenario sus jornadas?
2 Como esclavo que suspira por la sombra, o como jornalero que
espera su salario,
3 así meses de desencanto son mi herencia, y mi suerte noches de
dolor.
4 Al acostarme, digo: «¿Cuándo llegará el día?» Al levantarme:
«¿Cuándo será de noche?», y hasta el crepúsculo ahíto estoy de sobresaltos.
5 Mi carne está cubierta de gusanos y de costras terrosas, mi piel se
agrieta y supura.
6 Mis días han sido más raudos que la lanzadera, han desaparecido al
acabarse el hilo.
7 Recuerda que mi vida es un soplo, que mis ojos no volverán a ver la
dicha.
8 El ojo que me miraba ya no me verá, pondrás en mí tus ojos y ya no
existiré.
9 Una nube se disipa y pasa, así el que baja al seol no sube más.
10 No regresa otra vez a su casa, no vuelve a verle su lugar.
11 Por eso yo no he de contener mi boca, hablaré en la angustia de mi
espíritu, me quejaré en la amargura de mi alma.
12 ¿Acaso soy yo el Mar, soy el monstruo marino, para que pongas
guardia contra mí?
13 Si digo: «Mi cama me consolará, compartirá mi lecho mis
lamentos»,
14 con sueños entonces tú me espantas, me sobresaltas con visiones.
15 ¡Preferiría mi alma el estrangulamiento, la muerte más que mis
dolores!
16 Ya me disuelvo, no he de vivir por siempre; ¡déjame ya; sólo un
soplo son mis días!
17 ¿Qué es el hombre para que tanto de él te ocupes, para que pongas
en él tu corazón,
18 para que le escrutes todas las mañanas y a cada instante le
escudriñes?
19 ¿Cuándo retirarás tu mirada de mí? ¿no me dejarás ni el tiempo de
tragar saliva?
20 Si he pecado, ¿qué te he hecho a ti, oh guardián de los hombres?
¿Por qué me has hecho blanco tuyo? ¿Por qué te sirvo de cuidado?
21 ¿Y por qué no toleras mi delito y dejas pasar mi falta? Pues ahora
me acostaré en el polvo, me buscarás y ya no existiré.

Job 8

1 Bildad de Súaj tomó la palabra y dijo:
2 ¿Hasta cuándo estarás hablando de ese modo, y un gran viento serán
las razones de tu boca?
3 ¿Acaso Dios tuerce el derecho, Sadday pervierte la justicia?
4 Si tus hijos pecaron contra él, ya los dejó a merced de sus delitos.
5 Mas si tú a Dios recurres e imploras a Sadday,
6 si eres irreprochable y recto, desde ahora él velará sobre ti y
restaurará tu morada de justicia.
7 Tu pasado parecerá insignificante el lado de tu espléndido futuro.
8 Pregunta, si no, a la generación pasada, medita en la experiencia de
sus padres.
9 Nosotros de ayer somos y no sabemos nada, como una sombra
nuestros días en la tierra.
10 Pero ellos te instruirán y te hablarán, y de su corazón sacarán estas
máximas:
11 «¿Brota acaso el papiro sin marismas? ¿Crece sin agua el junco?
12 Aún en su verdor, sin ser cortado, antes que toda otra hierba se
marchita.
13 Tal es el fin de los que a Dios olvidan, así fenece la esperanza del
impío.
14 Su confianza es un hilo solamente, su seguridad una tela de araña.
15 Se apoya en su morada, y no le aguanta, se agarra a ella y no
resiste.
16 Bien regado ante la faz del sol, por encima de su huerto salían sus
renuevos.
17 Sobre un majano entrelazadas sus raíces, vivía en una casa de
piedra.
18 Mas cuando se le arranca de su sitio, éste le niega: “¡No te he visto
jamás!”
19 Y vedle ya cómo se pudre en el camino, mientras que del suelo
brotan otros.»
20 No, Dios no rechaza al íntegro, ni da la mano a los malvados.
21 La risa ha de llenar aún tu boca y tus labios el clamor de júbilo.
22 Tus enemigos serán cubiertos de vergüenza, y desaparecerá la
tienda de los malos.

Job 9

1 Job tomó la palabra y dijo:
2 Bien sé yo, en verdad, que es así: ¿cómo ante Dios puede ser justo
un hombre?
3 A quien pretenda litigar con él, no le responderá ni una vez entre
mil.
4 Entre los más sabios, entre los más fuertes, ¿quién le hizo frente y
salió bien librado?
5 El traslada los montes sin que se den cuenta, y los zarandea en su
furor.
6 El sacude la tierra de su sitio, y se tambalean sus columnas.
7 A su veto el sol no se levanta, y pone un sello a las estrellas.
8 El solo desplegó los Cielos, y holló la espalda de la Mar.
9 El hizo la Osa y Orión, las Cabrillas y las Cámaras del Sur.
10 Es autor de obras grandiosas, insondables, de maravillas sin
número.
11 Si pasa junto a mí, yo no le veo, si se desliza, no le advierto.
12 Si en algo hace presa, ¿quién le estorbará? ¿quién le dirá: «¿Qué es
lo que haces?»
13 Dios no cede en su cólera: bajo él quedan postrados los esbirros de
Ráhab.
14 ¡Cuánto menos podré yo defenderme y rebuscar razones frente a él!
15 Aunque tuviera razón, no hallaría respuesta, ¡a mi juez tendría que
suplicar!
16 Y aunque le llame y me responda, aún no creo que escuchará mi
voz.
17 ¡El, que me aplasta por un pelo, que multiplica sin razón mis
heridas,
18 y ni aliento recobrar me deja, sino que me harta de amargura!
19 Si se trata de fuerza, ¡es él el Poderoso! Si de justicia, ¿quién le
emplazará?
20 Si me creo justo, su boca me condena, si intachable, me declara
perverso.
21 ¿Soy intachable? ¡Ni yo mismo me conozco, y desprecio mi vida!
22 Pero todo da igual, y por eso digo: él extermina al intachable y al
malvado.
23 Si un azote acarrea la muerte de improviso, él se ríe de la angustia
de los inocentes.
24 En un país sujeto al poder de un malvado, él pone un velo en el
rostro de sus jueces: si no es él, ¿quién puede ser?
25 Mis días han sido más raudos que un correo, se han ido sin ver la
dicha.
26 Se han deslizado lo mismo que canoas de junco, como águila que
cae sobre la presa.
27 Si digo: «Voy a olvidar mis quejas, mudaré de semblante para
ponerme alegre»,
28 me asalta el temor de todos mis pesares, pues sé que tú no me
tendrás por inocente.
29 Y si me he hecho culpable, ¿para qué voy a fatigarme en vano?
30 Aunque me lave con jabón, y limpie mis manos con lejía,
31 tú me hundes en el lodo, y mis propios vestidos tienen horror de
mí.
32 Que él no es un hombre como yo, para que le responda, para
comparecer juntos en juicio.
33 No hay entre nosotros árbitro que ponga su mano entre los dos,
34 y que de mí su vara aparte para que no me espante su terror.
35 Pero hablaré sin temerle, pues yo no soy así para mí mismo.

Job 10

1 Asco tiene mi alma de mi vida: derramaré mis quejas sobre mí,
hablaré en la amargura de mi alma.
2 Diré a Dios: ¡No me condenes, hazme saber por qué me enjuicias!
3 ¿Acaso te está bien mostrarte duro, menospreciar la obra de tus
manos, y el plan de los malvados avalar?
4 ¿Tienes tú ojos de carne? ¿Como ve un mortal, ves tú?
5 ¿Son tus días como los de un mortal? ¿tus años como los días de un
hombre?,
6 ¡para que andes rebuscando mi falta, inquiriendo mi pecado,
7 aunque sabes muy bien que yo no soy culpable, y que nadie puede
de tus manos librar!
8 Tus manos me formaron, me plasmaron, ¡y luego, en arrebato,
quieres destruirme!
9 Recuerda que me hiciste como se amasa el barro, y que al polvo has
de devolverme.
10 ¿No me vertiste como leche y me cuajaste como queso?
11 De piel y de carne me vestiste y me tejiste de huesos y de nervios.
12 Luego con la vida me agraciaste y tu solicitud cuidó mi aliento.
13 Y algo más todavía guardabas en tu corazón, sé lo que aún en tu
mente quedaba:
14 el vigilarme por si peco. y no verme inocente de mi culpa.
15 Si soy culpable, ¡desgraciado de mí! y si soy inocente, no levanto
la cabeza, ¡yo saturado de ignominia, borracho de aflicción!
16 Y si la levanto, como un león me das caza, y repites tus proezas a
mi costa.
17 Contra mí tu hostilidad renuevas, redoblas tu saña contra mí; sin
tregua me asaltan tus tropas de relevo.
18 ¿Para qué me sacaste del seno? Habría muerto sin que me viera
ningún ojo;
19 sería como si no hubiera existido, del vientre se me habría llevado
hasta la tumba.
20 ¿No son bien poco los días de mi existencia? Apártate de mí para
gozar de un poco de consuelo,
21 antes que me vaya, para ya no volver, a la tierra de tinieblas y de
sombra,
22 tierra de oscuridad y de desorden, donde la misma claridad es
como la calígine.

Job 11

1 Sofar de Naamat tomó la palabra y dijo:
2 ¿No habrá respuesta para el charlatán? ¿por ser locuaz se va a tener
razón?
3 ¿Tu palabrería hará callar a los demás? ¿te mofarás sin que nadie te
confunda?
4 Tú has dicho: «Es pura mi conducta, a tus ojos soy irreprochable.»
5 ¡Ojalá Dios hablara, que abriera sus labios para responderte
6 y te revelara los arcanos de la Sabiduría que desconciertan toda
sagacidad! Sabrías entonces que Dios olvida aún parte de tu culpa.
7 ¿Pretendes alcanzar las honduras de Dios, llegar hasta la perfección
de Sadday?
8 Más alta es que los cielos: ¿qué harás tú? más honda que el seol:
¿qué puedes tú saber?
9 Más larga que la tierra su amplitud, y más ancha que el mar.
10 Si él interviene, encarcela y cita a juicio, ¿quién se lo impedirá?
11 Porque él conoce a los hombres de engaño, ve la iniquidad y
atiende a ella.
12 El insensato se hará cuerdo cuando un pollino de onagro nazca
hombre.
13 Pero si tú tu corazón arreglas y tiendes tus palmas hacia él,
14 si alejas la iniquidad que hay en tu mano y no dejas que more en
tus tiendas la injusticia,
15 entonces alzarás tu frente limpia, te sentirás firme y sin temor.
16 Dejarás tu infortunio en el olvido como agua pasada lo recordarás.
17 Y más radiante que el mediodía surgirá tu existencia, como la
mañana será la oscuridad.
18 Vivirás seguro porque habrá esperanza, aun después de confundido
te acostarás tranquilo.
19 Cuando descanses, nadie te turbará, y adularán muchos tu rostro.
20 Mas los ojos de los malvados languidecen, todo refugio les fracasa;
su esperanza es el último suspiro.

Job 12

1 Job tomó la palabra y dijo:
2 En verdad, vosotros sois el pueblo, con vosotros la Sabiduría morirá.
3 Yo también sé pensar como vosotros, no os cedo en nada: ¿a quién
se le ocultan esas cosas?
4 La irrisión de su amigo, eso soy yo, cuando grito hacia Dios para
obtener repuesta. ¡Irrisión es el justo perfecto!
5 «¡Al infortunio, el desprecio! – opinan los dichosos -; ¡un golpe más
a quien vacila!»
6 Mientras viven en paz las tiendas de los salteadores, en plena
seguridad los que irritan a Dios, los que meten a Dios en su puño!
7 Pero interroga a las bestias, que te instruyan, a las aves del cielo, que
te informen.
8 Te instruirán los reptiles de la tierra, te enseñarán los peces del mar.
9 Pues entre todos ellos, ¿quién ignora que la mano de Dios ha hecho
esto?
10 El, que tiene en su mano el alma de todo ser viviente y el soplo de
toda carne de hombre.
11 ¿No es el oído el que aprecia los discursos, como el paladar
saborea los manjares?
12 ¿No está entre los ancianos el saber, en los muchos años la
inteligencia?
13 Pero con él sabiduría y poder, de él la inteligencia y el consejo.
14 Si él destruye, no se puede edificar; si a alguno encierra, no se
puede abrir.
15 Si retiene las aguas, sobreviene sequía, si las suelta, avasallan la
tierra.
16 Con él la fuerza y la agudeza; suyos son seducido y seductor.
17 A los consejeros hace él andar descalzos, y entontece a los jueces.
18 Desata la banda de los reyes y les pasa una soga por los lomos.
19 Hace andar descalzos a los sacerdotes y derriba a los que están más
firmes.
20 Quita el habla a los más hábiles y a los ancianos arrebata el juicio.
21 Sobre los nobles vierte el menosprecio y suelta la correa de los
fuertes.
22 Revela la profundidad de las tinieblas, y saca a la luz la sombra.
23 Levanta a las naciones y luego las destruye, ensancha a los pueblos
y luego los suprime.
24 Quita el ánimo a los jefes del país, los hace vagar por desierto sin
camino;
25 y andan a tientas en tinieblas, sin luz, se tambalean como un ebrio.

Job 13

1 ¡Oh!, mis ojos han visto todo esto, mis orejas lo han oído y
entendido.
2 Sí, yo lo sé tan bien como vosotros, no os cedo en nada.
3 Pero es a Sadday a quien yo hablo, a Dios quiero hacer mis réplicas.
4 Vosotros no sois más que charlatanes, curanderos todos de
quimeras.
5 ¡Oh, si os callarais la boca! sería eso vuestra sabiduría.
6 Oíd mis descargos, os lo ruego, atended a la defensa de mis labios.
7 ¿En defensa de Dios decís falsía, y por su causa razones mentirosas?
8 ¿Así lucháis en su favor y de Dios os hacéis abogados?
9 ¿No convendría que él os sondease? ¿Jugaréis con él como se juega
con un hombre?
10 El os dará una severa corrección, si en secreto hacéis favor a
alguno.
11 ¿Su majestad no os sobrecoge, no os impone su terror?
12 Máximas de ceniza son vuestras sentencias, vuestras réplicas son
réplicas de arcilla.
13 ¡Dejad de hablarme, porque voy a hablar yo, venga lo que viniere!
14 Tomo mi carne entre mis dientes, pongo mi alma entre mis manos.
15 El me puede matar: no tengo otra esperanza que defender mi
conducta ante su faz.
16 Y esto mismo será mi salvación, pues un impío no comparece en su
presencia.
17 Escuchad, escuchad mis palabras, prestad oído a mis declaraciones.
18 Mirad: un proceso he preparado, consciente de que tengo razón.
19 ¿Quién es el que quiere litigar conmigo? ¡Pues desde ahora acepto
callar y perecer!
20 Sólo dos cosas te pido que me ahorres, y no me esconderé de tu
presencia:
21 que retires tu mano que pesa sobre mí, y no me espante tu terror.
22 Arguye tú y yo responderé; o bien yo hablaré y tú contestarás.
23 ¿Cuántas son mis faltas y pecados? ¡Mi delito, mi pecado,
házmelos saber!
24 ¿Por qué tu rostro ocultas y me tienes por enemigo tuyo?
25 ¿Quieres asustar a una hoja que se lleva el viento, perseguir una
paja seca?
26 Pues escribes contra mí amargos fallos, me imputas las faltas de mi
juventud;
27 pones mis pies en cepos, vigilas mis pasos todos y mides la huella
de mis pies.
28 Y él se deshace cual leño carcomido, como vestido que roe la
polilla,

Job 14

1 el hombre, nacido de mujer, corto de días y harto de tormentos.
2 Como la flor, brota y se marchita, y huye como la sombra sin
pararse.
3 ¡Y sobre un ser tal abres tú los ojos, le citas a juicio frente a ti!
4 Mas ¿quién podrá sacar lo puro de lo impuro? ¡Ninguno!
5 Si es que están contados ya sus días, si te es sabida la cuenta de sus
meses, si un límite le has fijado que no franqueará,
6 aparta de él tus ojos, déjale, hasta que acabe, como un jornalero, su
jornada.
7 Una esperanza guarda el árbol: si es cortado, aún puede retoñar, y no
dejará de echar renuevos.
8 Incluso con raíces en tierra envejecidas, con un tronco que se muere
en el polvo,
9 en cuanto siente el agua, reflorece y echa ramaje como una planta
joven.
10 Pero el hombre que muere queda inerte, cuando un humano expira,
¿dónde está?
11 Podrán agotarse las aguas del mar, sumirse los ríos y secarse,
12 que el hombre que yace no se levantará, se gastarán los cielos antes
que se despierte, antes que surja de su sueño.
13 ¡Ojalá en el seol tú me guardaras, me escondieras allí mientras pasa
tu cólera, y una tregua me dieras, para acordarte de mí luego
14 – pues, muerto el hombre, ¿puede revivir? – todos los días de mi
milicia esperaría, hasta que llegara mi relevo!
15 Me llamarías y te respondería; reclamarías la obra de tus manos.
16 En lugar de contar mi pasos, como ahora, no te cuidarías más de
mis pecados;
17 dentro de un saco se sellaría mi delito, y blanquearías mi falta.
18 Ay, como el monte acabará por derrumbarse, la roca cambiará de
sitio,
19 las aguas desgastarán las piedras, inundará una llena los terrenos,
así aniquilas tú la esperanza del hombre.
20 Le aplastas para siempre, y se va, desfiguras su rostro y le
despides.
21 Que sean honrados sus hijos, no lo sabe; que sean despreciados, no
se entera.
22 Tan solo por él sufre su carne, sólo por él se lamenta su alma.

Job 15

1 Elifaz de Temán tomó la palabra y dijo:
2 ¿Responde un sabio con una ciencia de aire, hincha su vientre de
solano,
3 replicando con palabras vacías, con discursos inútiles?
4 ¡Tú llegas incluso a destruir la piedad, a anular los piadosos
coloquios ante Dios!
5 Ya que tu culpa inspira tus palabras, y eliges el hablar de los astutos,
6 tu propia boca te condena, que no yo, tus mismos labios atestiguan
contra ti.
7 ¿Has nacido tú el primero de los hombres? ¿Se te dio a luz antes que
a las colinas?
8 ¿Escuchas acaso los secretos de Dios? ¿acaparas la sabiduría?!
9 ¿Qué sabes tú, que nosotros no sepamos? ¿qué comprendes, que a
nosotros se escape?
10 ¡También entre nosotros hay un cano, un anciano, más cargado de
días que tu padre!
11 ¿Te parecen poco los consuelos divinos, y una palabra que con
dulzura se te dice?
12 ¡Cómo te arrebata el corazón, qué aviesos son tus ojos,
13 cuando revuelves contra Dios tu furia y echas palabras por la boca!
14 ¿Cómo puede ser puro un hombre? ¿cómo ser justo el nacido de
mujer?
15 Si ni en sus santos tiene Dios confianza, y ni los cielos son puros a
sus ojos,
16 ¡cuánto menos un ser abominable y corrompido, el hombre, que
bebe la iniquidad como agua!
17 Voy a instruirte, escúchame, voy a contarte lo que he visto,
18 lo que transmiten los sabios, sin pasar por alto nada de sus padres,
19 – a ellos solos les fue dada la tierra, sin que se mezclara extranjero
entre ellos -:
20 «Todos sus días vive el malvado en tormento, contados están los
años asignados al tirano.
21 Grito de espanto resuena en sus oídos, en plena paz el bandido le
asalta.
22 No espera escapar a las tinieblas, y se ve destinado a la espada.
23 Asignado como pasto de los buitres, sabe que su ruina es
inminente. La hora de las tinieblas
24 le espanta, la ansiedad y la angustia le invaden, como un rey pronto
al asalto.
25 ¡Alzaba él su mano contra Dios, se atrevía a retar a Sadday!
26 Embestía contra él, el cuello tenso, tras las macizas gibas de su
escudo;
27 porque tenía el rostro cubierto de grasa, en sus ijadas había echado
sebo,
28 y habitaba ciudades destruidas, casas inhabitadas que amenazaban
convertirse en ruinas.
29 No se enriquecerá, no será estable su fortuna, su sombra no cubrirá
la tierra,
30 (ni escapará a las tinieblas). Agotará sus renuevos la llama, su flor
será barrida por el viento.
31 No se fíe de su elevada talla, pues vanidad es su follaje.
32 Se amustiará antes de tiempo, y sus ramas no reverdecerán.
33 Sacudirá como la viña sus agraces, como el olivo dejará caer su
flor.
34 Sí, es estéril la ralea del impío, devora el fuego la tienda del
soborno.
35 Quien concibe dolor, desgracia engendra, su vientre incuba
decepción»

Job 16

1 Job tomó la palabra y dijo:
2 ¡He oído muchas cosas como ésas! ¡Consoladores funestos sois
todos vosotros!
3 «¿No acabarán esas palabras de aire?» O: «¿qué es lo que te pica
para responder?»
4 También yo podría hablar como vosotros, si estuvierais en mi lugar;
contra vosotros ordenaría discursos, meneando por vosotros mi cabeza;
5 os confortaría con mi boca, y no dejaría de mover los labios.
6 Mas si hablo, no cede mi dolor, y si callo, ¿acaso me perdona?
7 Ahora me tiene ya extenuado; tú has llenado de horror a toda la
reunión
8 que me acorrala; mi calumniador se ha hecho mi testigo, se alza
contra mí, a la cara me acusa;
9 su furia me desgarra y me persigue, rechinando sus dientes contra
mí. Mis adversarios aguzan sobre mí sus ojos,
10 abren su boca contra mí. Ultrajándome hieren mis mejillas, a una
se amotinan contra mí.
11 A injustos Dios me entrega, me arroja en manos de malvados.
12 Estaba yo tranquilo cuando él me golpeó, me agarró por la nuca
para despedazarme. Me ha hecho blanco suyo:
13 me cerca con sus tiros, traspasa mis entrañas sin piedad y derrama
por tierra mi hiel.
14 Abre en mí brecha sobre brecha, irrumpe contra mí como un
guerrero.
15 Yo he cosido un sayal sobre mi piel, he hundido mi frente en el
polvo.
16 Mi rostro ha enrojecido por el llanto, la sombra mis párpados
recubre.
17 Y eso que no hay en mis manos violencia, y mi oración es pura.
18 ¡Tierra, no cubras tú mi sangre, y no quede en secreto mi clamor!
19 Ahora todavía está en los cielos mi testigo, allá en lo alto está mi
defensor,
20 que interpreta ante Dios mis pensamientos; ante él fluyen mis ojos:
21 ¡Oh, si él juzgara entre un hombre y Dios, como entre un mortal y
otro mortal!
22 Pues mis años futuros son contados, y voy a emprender el camino
sin retorno.

Job 17

1 Mi aliento se agota, mis días se apagan sólo me queda el cementerio.
2 ¿No estoy a merced de las burlas, y en amarguras pasan mis ojos las
noches?
3 Coloca, pues, mi fianza junto a ti, ¿quién, si no, querrá chocar mi
mano?
4 Tú has cerrado su mente a la razón, por eso ninguna mano se levanta
5 Como el que anuncia a sus amigos un reparto, cuando languidecen
los ojos de sus hijos,
6 me he hecho yo proverbio de las gentes, alguien a quien escupen en
la cara.
7 Mis ojos se apagan de pesar, mis miembros se desvanecen como
sombra.
8 Los hombres rectos quedan de ello asombrados, contra el impío se
indigna el inocente;
9 el justo se afianza en su camino, y el de manos puras redobla su
energía.
10 Pero, vosotros todos, volved otra vez, ¡no hallaré un solo sabio
entre vosotros!
11 Mis días han pasado con mis planes, se han deshecho los deseos de
mi corazón.
12 Algunos hacen de la noche día: se acercaría la luz que ahuyenta las
tinieblas.
13 Mas ¿qué espero? Mi casa es el seol, en las tinieblas extendí mi
lecho.
14 Y grito a la fosa: «¡Tú mi padre!», a los gusanos: «¡Mi madre y mis
hermanos!»
15 ¿Dónde está, pues, mi esperanza? y mi felicidad ¿quién la divisa?
16 ¿Van a bajar conmigo hasta el seol? ¿Nos hundiremos juntos en el
polvo?

Job 18

1 Bildad de Súaj tomó la palabra y dijo:
2 ¿Cuándo pondréis freno a las palabras? Reflexionad, y después
hablaremos.
3 ¿Por qué hemos de ser tenidos como bestias, y a vuestros ojos somos
impuros?
4 Oh tú, que te desgarras en tu cólera, ¿la tierra acaso quedará por ti
desierta, se moverá la roca de su sitio?
5 Sí, la luz del malvado ha de apagarse, ya no brillará su ardiente
llama.
6 La luz en su tienda se oscurece, de encima de él se apaga la candela.
7 Se acortan sus pasos vigorosos, le pierde su propio consejo.
8 Porque sus pies le meten en la red, entre mallas camina.
9 Por el talón le apresa un lazo, el cepo se cierra sobre él.
10 Oculto en la tierra hay un nudo para él, una trampa le espera en el
sendero.
11 Por todas partes le estremecen terrores, y le persiguen paso a paso.
12 El hambre es su cortejo, la desgracia se adhiere a su costado.
13 Devora el mal su piel, el Primogénito de la Muerte roe sus
miembros.
14 Se le arranca del seguro de su tienda, se le lleva donde el Rey de
los terrores.
15 Se ocupa su tienda, ya no suya, se esparce azufre en su morada.
16 Por abajo se secan sus raíces, por arriba se amustia su ramaje.
17 Su recuerdo desaparece de la tierra, no le queda nombre en la
comarca.
18 Se le arroja de la luz a las tinieblas, del orbe se le expulsa.
19 Ni prole ni posteridad tiene en su pueblo, ningún superviviente en
sus moradas.
20 De su fin se estremece el Occidente, y el Oriente queda preso de
terror.
21 Tan sólo esto son las moradas del impío, tal el lugar del que a Dios
desconoce.

Job 19

1 Job tomó la palabra y dijo:
2 ¿Hasta cuándo afligiréis mi alma y a palabras me acribillaréis?
3 Ya me habéis insultado por diez veces, me habéis zarandeado sin
reparo.
4 Aunque de hecho hubiese errado, en mí solo quedaría mi yerro.
5 Si es que aún queréis triunfar de mí y mi oprobio reprocharme,
6 sabed ya que es Dios quien me hace entuerto, y el que en su red me
envuelve.
7 Si grito: ¡Violencia!, no obtengo respuesta; por más que apelo, no
hay justicia.
8 El ha vallado mi ruta para que yo no pase, ha cubierto mis senderos
de tinieblas.
9 Me ha despojado de mi gloria, ha arrancado la corona de mi frente.
10 Por todas partes me mina y desaparezco, arranca como un árbol mi
esperanza.
11 Enciende su ira contra mí, me considera su enemigo.
12 En masa sus huestes han llegado, su marcha de asalto han abierto
contra mí, han puesto cerco a mi tienda.
13 A mis hermanos ha alejado de mí, mis conocidos tratan de
esquivarme.
14 Parientes y deudos ya no tengo, los huéspedes de mi casa me
olvidaron.
15 Por un extraño me tienen mis criadas, soy a sus ojos un
desconocido.
16 Llamo a mi criado y no responde, aunque le implore con mi propia
boca.
17 Mi aliento repele a mi mujer, fétido soy para los hijos de mi
vientre.
18 Hasta los chiquillos me desprecian, si me levanto, me hacen burla.
19 Tienen horror de mí todos mis íntimos, los que yo más amaba se
han vuelto contra mí.
20 Bajo mi piel mi carne cae podrida, mis huesos se desnudan como
dientes.
21 ¡Piedad, piedad de mí, vosotros mis amigos, que es la mano de
Dios la que me ha herido!
22 ¿Por qué os cebáis en mí como hace Dios, y no os sentís ya ahítos
de mi carne?
23 ¡Ojalá se escribieran mis palabras, ojalá en monumento se
grabaran,
24 y con punzón de hierro y buril, para siempre en la roca se
esculpieran!
25 Yo sé que mi Defensor está vivo, y que él, el último, se levantará
sobre el polvo.
26 Tras mi despertar me alzará junto a él, y con mi propia carne veré a
Dios.
27 Yo, sí, yo mismo le veré, mis ojos le mirarán, no ningún otro.
¡Dentro de mí languidecen mis entrañas!
28 Y si vosotros decís: «¿Cómo atraparle, qué pretexto hallaremos
contra él?»,
29 temed la espada por vosotros mismos, pues la ira se encenderá
contra las culpas y sabréis que hay un juicio.

Job 20

1 Sofar de Naamat tomó la palabra y dijo:
2 Por esto mis pensamientos a replicar me incitan: por la impaciencia
que me urge.
3 Una lección que me ultraja he escuchado, mas el soplo de mi
inteligencia me incita a responder.
4 ¿No sabes tú que desde siempre, desde que el hombre en la tierra fue
puesto,
5 es breve la alegría del malvado, y de un instante el gozo del impío?
6 Aunque su talla se alzara hasta los cielos y las nubes tocara su
cabeza,
7 como un fantasma desaparece para siempre, los que le veían dicen:
«¿Dónde está?»
8 Se vuela como un sueño inaprensible, se le ahuyenta igual que a una
visión nocturna.
9 El ojo que le observaba ya no le ve más, ni le divisa el lugar donde
estaba.
10 A los pobres tendrán que indemnizar sus hijos, sus niños habrán de
devolver sus bienes.
11 Sus huesos rebosaban de vigor juvenil: mas ya con él postrado está
en el polvo.
12 Si el mal era dulce a su boca, si bajo su lengua lo albergaba,
13 si allí lo guardaba tenazmente y en medio del paladar lo retenía,
14 su alimento en sus entrañas se corrompe, en su interior se le hace
hiel de áspid.
15 Vomita las riquezas que engulló, Dios se las arranca de su vientre.
16 Veneno de áspides chupaba: lengua de víbora le mata.
17 Ya no verá los arroyos de aceite, los torrentes de miel y de cuajada.
18 Devuelve su ganancia sin tragarla, no saborea el fruto de su
negocio.
19 Porque estrujó las chozas de los pobres, robó casas en vez de
construirlas;
20 porque su vientre se mostró insaciable, sus tesoros no le salvarán;
21 porque a su voracidad nada escapaba, por eso no dura su
prosperidad.
22 En plena abundancia la estrechez le sorprende, la desgracia, en
tromba, cae sobre él.
23 En el momento de llenar su vientre, suelta Dios contra él el ardor
de su cólera y lanza sobre su carne una lluvia de saetas.
24 Si del arma de hierro logra huir, el arco de bronce le traspasa.
25 Sale una flecha por su espalda, una hoja fulgurante de su hígado.
Los terrores se abalanzan sobre él,
26 total tiniebla aguarda a sus tesoros. Un fuego que nadie atiza le
devora, y consume lo que en su tienda aún queda,
27 Los cielos ponen su culpa al descubierto, y la tierra se alza contra
él.
28 La hacienda de su casa se derrama, como torrentes, en el día de la
cólera.
29 Tal es la suerte que al malvado Dios reserva, la herencia de Dios
para el maldito.

Sabiduría 6

17 Pues su comienzo es el deseo más verdadero de instrucción, la
preocupación por la instrucción es el amor,
18 el amor es la observancia de sus leyes, la atención a las leyes es la
garantía de la incorruptibilidad
19 y la incorruptibilidad hace estar cerca de Dios;
20 por tanto, el deseo de la Sabiduría conduce a la realeza.
21 Si, pues, gustáis de tronos y cetros, soberanos de los pueblos,
apreciad la Sabiduría para reinéis eternamente.
22 Qué es la Sabiduría y cómo ha nacido lo voy a declarar; no os
ocultaré los misterios, sino que seguiré sus huellas desde el comienzo de su
existencia, pondré su conocimiento al descubierto y no me apartaré de la
verdad.
23 Tampoco me acompañará en mi camino la envidia mezquina, que
nada tiene que ver con la Sabiduría.
24 Pues la abundancia de sabios es la salvación del mundo y un rey
prudente, la estabilidad del pueblo.
25 Dejaos, pues, instruir por mis palabras: os serán útiles.

Sabiduría 7

1 Yo también soy un hombre mortal como todos, un descendiente del
primero que fue formado de la tierra. En el seno de una madre fui hecho
carne;
2 durante diez meses fui modelado en su sangre, de una semilla de
hombre y del placer que acompaña al sueño.
3 Yo también, una vez nacido, aspiré el aire común, caí en la tierra
que a todos recibe por igual y mi primera voz fue la de todos: lloré.
4 Me crié entre pañales y cuidados.
5 Pues no hay rey que haya tenido otro comienzo de su existencia;
6 una es la entrada en la vida para todos y una misma la salida.
7 Por eso pedí y se me concedió la prudencia; supliqué y me vino el
espíritu de Sabiduría.
8 Y la preferí a cetros y tronos y en nada tuve a la riqueza en
comparación de ella.
9 Ni a la piedra más preciosa la equiparé, porque todo el oro a su lado
es un puñado de arena y barro parece la plata en su presencia.
10 La amé más que la salud y la hermosura y preferí tenerla a ella
más que a la luz, porque la claridad que de ella nace no conoce noche.
11 Con ella me vinieron a la vez todos los bienes, y riquezas
incalculables en sus manos.
12 Y yo me regocijé con todos estos bienes porque la Sabiduría los
trae, aunque ignoraba que ella fuese su madre.
13 Con sencillez la aprendí y sin envidia la comunico; no me guardo
ocultas sus riquezas
14 porque es para los hombres un tesoro inagotable y los que lo
adquieren se granjean la amistad de Dios recomendados por los dones que
les trae la instrucción.
15 Concédame Dios hablar según él quiere y concebir pensamientos
dignos de sus dones, porque él es quien guía a la Sabiduría y quien dirige a
los sabios;
16 que nosotros y nuestras palabras en sus manos estamos con toda
nuestra prudencia y destreza en el obrar.
17 Fue él quien me concedió un conocimiento verdadero de los seres,
para conocer la estructura del mundo y la actividad de los elementos,
18 el principio, el fin y el medio de los tiempos, los cambios de los
solsticios y la sucesión de las estaciones,
19 los ciclos del año y la posición de las estrellas,
20 la naturaleza de los animales y los instintos de las fieras, el poder
de los espíritus y los pensamientos de los hombres, las variedades de las
plantas y las virtudes de las raíces.
21 Cuanto está oculto y cuanto se ve, todo lo conocí, porque el
artífice de todo, la Sabiduría, me lo enseñó.
22 Pues hay en ella un espíritu inteligente, santo, único, múltiple,
sutil, ágil, perspicaz, inmaculado, claro, impasible, amante del bien, agudo,
23 incoercible, bienhechor, amigo del hombre, firme, seguro, sereno,
que todo lo puede, todo lo observa, penetra todos los espíritus, los
inteligentes, los puros, los más sutiles.
24 Porque a todo movimiento supera en movilidad la Sabiduría, todo
lo atraviesa y penetra en virtud de su pureza.
25 Es un hálito del poder de Dios, una emanación pura de la gloria
del Omnipotente, por lo que nada manchado llega a alcanzarla.
26 Es un reflejo de la luz eterna, un espejo sin mancha de la actividad
de Dios, una imagen de su bondad.
27 Aun siendo sola, lo puede todo; sin salir de sí misma, renueva el
universo; en todas las edades, entrando en las almas santas, forma en ellas
amigos de Dios y profetas,
28 porque Dios no ama sino a quien vive con la Sabiduría.
29 Es ella, en efecto, más bella que el sol, supera a todas las
constelaciones; comparada con la luz, sale vencedora,
30 porque a la luz sucede la noche, pero contra la Sabiduría no
prevalece la maldad.

Sabiduría 8

1 Se despliega vigorosamente de un confín al otro del mundo y
gobierna de excelente manera el universo.
2 Yo la amé y la pretendí desde mi juventud; me esforcé por hacerla
esposa mía y llegué a ser un apasionado de su belleza.
3 Realza su nobleza por su convivencia con Dios, pues el Señor de
todas las cosas la amó.
4 Pues está iniciada en la ciencia de Dios y es la que elige sus obras.
5 Si en la vida la riqueza es una posesión deseable, ¿qué cosa más
rica que la Sabiduría que todo lo hace?
6 Si la inteligencia es creadora, ¿quién sino la Sabiduría es el artífice
de cuanto existe?
7 ¿Amas la justicia? Las virtudes son sus empeños, pues ella enseña
la templanza y la prudencia, la justicia y la fortaleza: lo más provechoso
para el hombre en la vida.
8 ¿Deseas además gran experiencia? Ella conoce el pasado y
conjetura el porvenir, sabe interpretar las máximas y resolver los enigmas,
conoce de antemano las señales y los prodigios, así como la sucesión de
épocas y tiempos.
9 Decidí, pues, tomarla por compañera de mi vida, sabiendo que me
sería una consejera para el bien y un aliento en las preocupaciones y penas:
10 «Tendré gracias a ella gloria entre la gente, y, aunque joven, honor
ante los ancianos.
11 Apareceré agudo en el juicio y en presencia de los poderosos seré
admirado.
12 Si callo, esperarán; si hablo, prestarán atención; si me alargo
hablando, pondrán la mano en su boca.
13 Gracias a ella tendré la inmortalidad y dejaré recuerdo eterno a los
que después de mí vengan.
14 Gobernaré a los pueblos, y las naciones me estarán sometidas.
15 Oyendo hablar de mí, soberanos terribles temerán. Me mostraré
bueno entre las multitudes y valiente en la guerra.
16 Vuelto a casa, junto a ella descansaré, pues no causa amargura su
compañía ni tristeza la convivencia con ella, sino satisfacción y alegría».
17 Pensando esto conmigo mismo y considerando en mi corazón que
se encuentra la inmortalidad en emparentar con la Sabiduría,
18 en su amistad un placer bueno, en los trabajos de sus manos
inagotables riquezas, prudencia en cultivar su trato y prestigio en conversar
con ella, por todos los medios buscaba la manera de hacérmela mía.
19 Era yo un muchacho de buen natural, me cupo en suerte un alma
buena,
20 o más bien, siendo bueno, vine a un cuerpo incontaminado;
21 pero, comprendiendo que no podría poseer la Sabiduría si Dios no
me la daba, – y ya era un fruto de la prudencia saber de quién procedía esta
gracia – recurrí al Señor y le pedí, y dije con todo mi corazón:

Lucas 19

1 Habiendo entrado en Jericó, atravesaba la ciudad.
2 Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y
rico.
3 Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente,
porque era de pequeña estatura.
4 Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a
pasar por allí.
5 Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo,
baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa.»
6 Se apresuró a bajar y le recibió con alegría.
7 Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa
de un hombre pecador.»
8 Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis
bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el
cuádruplo.»
9 Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque
también éste es hijo de Abraham,
10 pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba
perdido.»
11 Estando la gente escuchando estas cosas, añadió una parábola, pues
estaba él cerca de Jerusalén, y creían ellos que el Reino de Dios aparecería
de un momento a otro.
12 Dijo pues: «Un hombre noble marchó a un país lejano, para recibir
la investidura real y volverse.
13 Habiendo llamado a diez siervos suyos, les dio diez minas y les
dijo: “Negociad hasta que vuelva.”
14 Pero sus ciudadanos le odiaban y enviaron detrás de él una
embajada que dijese: “No queremos que ése reine sobre nosotros.”
15 «Y sucedió que, cuando regresó, después de recibir la investidura
real, mandó llamar a aquellos siervos suyos, a los que había dado el dinero,
para saber lo que había ganado cada uno.
16 Se presentó el primero y dijo: “Señor, tu mina ha producido diez
minas.”
17 Le respondió: “¡Muy bien, siervo bueno!; ya que has sido fiel en lo
mínimo, toma el gobierno de diez ciudades.”
18 Vino el segundo y dijo: “Tu mina, Señor, ha producido cinco
minas.”
19 Dijo a éste: “Ponte tú también al mando de cinco ciudades.”
20 «Vino el otro y dijo: “Señor, aquí tienes tu mina, que he tenido
guardada en un lienzo;
21 pues tenía miedo de ti, que eres un hombre severo; que tomas lo
que no pusiste, y cosechas lo que no sembraste.”
22 Dícele: “Por tu propia boca te juzgo, siervo malo; sabías que yo
soy un hombre severo, que tomo lo que no puse y cosecho lo que no
sembré;
23 pues ¿por qué no colocaste mi dinero en el banco? Y así, al volver
yo, lo habría cobrado con los intereses.”
24 Y dijo a los presentes: “Quitadle la mina y dádsela al que tiene las
diez minas.”
25 Dijéronle: “Señor, tiene ya diez minas.”
26 – “Os digo que a todo el que tiene, se le dará; pero al que no tiene,
aun lo que tiene se le quitará.”
27 «”Pero a aquellos enemigos míos, los que no quisieron que yo
reinara sobre ellos, traedlos aquí y matadlos delante de mí.”»
28 Y habiendo dicho esto, marchaba por delante subiendo a Jerusalén.
29 Y sucedió que, al aproximarse a Betfagé y Betania, al pie del
monte llamado de los Olivos, envió a dos de sus discípulos,
30 diciendo: «Id al pueblo que está enfrente y, entrando en él,
encontraréis un pollino atado, sobre el que no ha montado todavía ningún
hombre; desatadlo y traedlo.
31 Y si alguien os pregunta: “¿Por qué lo desatáis?”, diréis esto:
“Porque el Señor lo necesita.”»
32 Fueron, pues, los enviados y lo encontraron como les había dicho.
33 Cuando desataban el pollino, les dijeron los dueños: «¿Por qué
desatáis el pollino?»
34 Ellos les contestaron: «Porque el Señor lo necesita.»
35 Y lo trajeron donde Jesús; y echando sus mantos sobre el pollino,
hicieron montar a Jesús.
36 Mientras él avanzaba, extendían sus mantos por el camino.
37 Cerca ya de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de
los discípulos, llenos de alegría, se pusieron a alabar a Dios a grandes
voces, por todos los milagros que habían visto.
38 Decían: = «Bendito el Rey que viene en nombre del Señor! = Paz
en el cielo y gloria en las alturas.»
39 Algunos de los fariseos, que estaban entre la gente, le dijeron:
«Maestro, reprende a tus discípulos.»
40 Respondió: «Os digo que si éstos callan gritarán las piedras.»
41 Al acercarse y ver la ciudad, lloró por ella,
42 diciendo: «¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz!
Pero ahora ha quedado oculto a tus ojos.
43 Porque vendrán días sobre ti, en que tus enemigos te rodearán de
empalizadas, te cercarán y te apretarán por todas partes,
44 y te estrellarán contra el suelo a ti y a tus hijos que estén dentro de
ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo
de tu visita.»
45 Entrando en el Templo, comenzó a echar fuera a los que vendían,
46 diciéndoles: «Está escrito: = Mi Casa será Casa de oración. = ¡Pero
vosotros la habéis hecho = una cueva de bandidos!» =
47 Enseñaba todos los días en el Templo. Por su parte, los sumos
sacerdotes, los escribas y también los notables del pueblo buscaban
matarle,
48 pero no encontraban qué podrían hacer, porque todo el pueblo le
oía pendiente de sus labios.

Lucas 20

1 Y sucedió que un día enseñaba al pueblo en el Templo y anunciaba
la Buena Nueva; se acercaron los sumos sacerdotes y los escribas junto con
los ancianos,
2 y le preguntaron: «Dinos: ¿Con qué autoridad haces esto, o quién es
el que te ha dado tal autoridad?»
3 El les respondió: «También yo os voy a preguntar una cosa.
Decidme:
4 El bautismo de Juan, ¿era del cielo o de los hombres?»
5 Ellos discurrían entre sí: «Si decimos: “Del cielo”, dirá: “¿Por qué
no le creísteis?”
6 Pero si decimos: “De los hombres”, todo el pueblo nos apedreará,
pues están convencidos de que Juan era un profeta.»
7 Respondieron, pues, que no sabían de dónde era.
8 Jesús entonces les dijo: «Tampoco yo os digo con qué autoridad
hago esto.»
9 Se puso a decir al pueblo esta parábola: «Un hombre plantó una viña
y la arrendó a unos labradores, y se ausentó por mucho tiempo.
10 «A su debido tiempo, envió un siervo a los labradores, para que le
diesen parte del fruto de la viña. Pero los labradores, después de golpearle,
le despacharon con las manos vacías.
11 Volvió a enviar otro siervo, pero ellos, después de golpearle e
insultarle, le despacharon con las manos vacías.
12 Tornó a enviar un tercero, pero ellos, después de herirle, le
echaron.
13 Dijo, pues, el dueño de la viña: “¿Qué haré? Voy a enviar a mi hijo
querido; tal vez le respeten.”
14 Pero los labradores, al verle, se dijeron entre sí: “Este es el
heredero; matémosle, para que la herencia sea nuestra.”
15 Y, echándole fuera de la viña, le mataron. «¿Qué hará, pues, con
ellos el dueño de la viña?
16 Vendrá y dará muerte a estos labradores, y entregará la viña a
otros.» Al oír esto, dijeron: «De ninguna manera.»
17 Pero él clavando en ellos la mirada, dijo: «Pues, ¿qué es lo que está
escrito: = La piedra que los constructores desecharon en piedra angular se
ha convertido? =
18 Todo el que caiga sobre esta piedra, se destrozará, y a aquel sobre
quien ella caiga, le aplastará.»
19 Los escribas y los sumos sacerdotes trataron de echarle mano en
aquel mismo momento – pero tuvieron miedo al pueblo – porque habían
comprendido que aquella parábola la había dicho por ellos.
20 Quedándose ellos al acecho, le enviaron unos espías, que fingieran
ser justos, para sorprenderle en alguna palabra y poderle entregar al poder y
autoridad del procurador.
21 Y le preguntaron: «Maestro, sabemos que hablas y enseñas con
rectitud, y que no tienes en cuenta la condición de las personas, sino que
enseñas con franqueza el camino de Dios:
22 ¿Nos es lícito pagar tributo al César o no?»
23 Pero él, habiendo conocido su astucia, les dijo:
24 «Mostradme un denario. ¿De quién lleva la imagen y la
inscripción?» Ellos dijeron: «Del César.»
25 El les dijo: «Pues bien, lo del César devolvédselo al César, y lo de
Dios a Dios.»
26 No pudieron sorprenderle en ninguna palabra ante el pueblo y,
maravillados por su respuesta, se callaron.
27 Acercándose algunos de los saduceos, esos que sostienen que no
hay resurrección, le preguntaron:
28 «Maestro, Moisés nos dejó escrito que si muere el hermano de
alguno, que estaba casado y no tenía hijos, que su hermano tome a la mujer
para dar descendencia a su hermano.
29 Eran siete hermanos; habiendo tomado mujer el primero, murió sin
hijos;
30 y la tomó el segundo,
31 luego el tercero; del mismo modo los siete murieron también sin
dejar hijos.
32 Finalmente, también murió la mujer.
33 Esta, pues, ¿de cuál de ellos será mujer en la resurrección? Porque
los siete la tuvieron por mujer.»
34 Jesús les dijo: «Los hijos de este mundo toman mujer o marido;
35 pero los que alcancen a ser dignos de tener parte en aquel mundo y
en la resurrección de entre los muertos, ni ellos tomarán mujer ni ellas
marido,
36 ni pueden ya morir, porque son como ángeles, y son hijos de Dios,
siendo hijos de la resurrección.
37 Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés en lo
de la zarza, cuando llama al Señor = el Dios de Abraham, el Dios de Isaac
y el Dios de Jacob. =
38 No es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos
viven.»
39 Algunos de los escribas le dijeron: «Maestro, has hablado bien.»
40 Pues ya no se atrevían a preguntarle nada.
41 Les preguntó: «¿Cómo dicen que el Cristo es hijo de David?
42 Porque David mismo dice en el libro de los Salmos: = Dijo el
Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra
43 hasta que ponga a tus enemigos por escabel de tus pies. =
44 David, pues, le llama Señor; ¿cómo entonces puede ser hijo suyo?»
45 Estando todo el pueblo oyendo, dijo a los discípulos:
46 «Guardaos de los escribas, que gustan pasear con amplio ropaje y
quieren ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las
sinagogas, y los primeros puestos en los banquetes;
47 y que devoran la hacienda de las viudas so capa de largas
oraciones. Esos tendrán una sentencia más rigurosa.»

Lucas 21

1 Alzando la mirada, vió a unos ricos que echaban sus donativos en el
arca del Tesoro;
2 vio también a una viuda pobre que echaba allí dos moneditas,
3 y dijo: «De verdad os digo que esta viuda pobre ha echado más que
todos.
4 Porque todos éstos han echado como donativo de lo que les sobraba,
ésta en cambio ha echado de lo que necesitaba, todo cuanto tenía para
vivir.»
5 Como dijeran algunos, acerca del Templo, que estaba adornado de
bellas piedras y ofrendas votivas, él dijo:
6 «Esto que veis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra
que no sea derruida.»
7 Le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo sucederá eso? Y ¿cuál será la
señal de que todas estas cosas están para ocurrir?»
8 El dijo: «Mirad, no os dejéis engañar. Porque vendrán muchos
usurpando mi nombre y diciendo: “Yo soy” y “el tiempo está cerca”. No les
sigáis.
9 Cuando oigáis hablar de guerras y revoluciones, no os aterréis;
porque es necesario que sucedan primero estas cosas, pero el fin no es
inmediato.»
10 Entonces les dijo: «Se levantará nación contra nación y reino
contra reino.
11 Habrá grandes terremotos, peste y hambre en diversos lugares,
habrá cosas espantosas, y grandes señales del cielo.
12 «Pero, antes de todo esto, os echarán mano y os perseguirán,
entregándoos a las sinagogas y cárceles y llevándoos ante reyes y
gobernadores por mi nombre;
13 esto os sucederá para que deis testimonio.
14 Proponed, pues, en vuestro corazón no preparar la defensa,
15 porque yo os daré una elocuencia y una sabiduría a la que no
podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios.
16 Seréis entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y
matarán a algunos de vosotros,
17 y seréis odiados de todos por causa de mi nombre.
18 Pero no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza.
19 Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.
20 «Cuando veáis a Jerusalén cercada por ejércitos, sabed entonces
que se acerca su desolación.
21 Entonces, los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que
estén en medio de la ciudad, que se alejen; y los que estén en los campos,
que no entren en ella;
22 porque éstos son días de venganza, y se cumplirá todo cuanto está
escrito.
23 ¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días! «Habrá, en
efecto, una gran calamidad sobre la tierra, y Cólera contra este pueblo;
24 y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las
naciones, y = Jerusalén = será = pisoteada por los gentiles, = hasta que se
cumpla el tiempo de los gentiles.
25 «Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra,
angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas,
26 muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las cosas que
vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de los cielos serán sacudidas.
27 Y entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube con gran
poder y gloria.
28 Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobrad ánimo y levantad
la cabeza porque se acerca vuestra liberación.»
29 Les añadió una parábola: «Mirad la higuera y todos los árboles.
30 Cuando ya echan brotes, al verlos, sabéis que el verano está ya
cerca.
31 Así también vosotros, cuando veáis que sucede esto, sabed que el
Reino de Dios está cerca.
32 Yo os aseguro que no pasará esta generación hasta que todo esto
suceda.
33 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.
34 «Guardaos de que no se hagan pesados vuestros corazones por el
libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida, y venga
aquel Día de improviso sobre vosotros,
35 como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la
faz de la tierra.
36 Estad en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengáis fuerza
y escapéis a todo lo que está para venir, y podáis estar en pie delante del
Hijo del hombre.»
37 Por el día enseñaba en el Templo y salía a pasar la noche en el
monte llamado de los Olivos.
38 Y todo el pueblo madrugaba para ir donde él y escucharle en el
Templo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: